COMPARTE MI CRUZ, AMÁNDOME

¿Señor? 

 Yo Soy, Flor. Este Amor que tengo por toda la humanidad, jamás ha sido comprendido debidamente. ¡Y Yo sufro por eso! Sufro profundamente, alma queridísima. Consuélame, consuélame amándome. 

Oh Señor, si pudiera mitigar Tus sufrimientos compartiéndolos, ¡permite que lo haga! ¡Dispón de mí! Utiliza cada una de mis moléculas. Enséñame a amarte infinitamente. 

 Yo te amo, Vassula de Mi Sagrado Corazón. Nosotros estamos compartiendo todo. Vassula, date cuenta de que tú compartes Mi Cruz, tú compartes Mi Pasión. ¡Oh, Vassula! Mi Sangre brota a raudales. Estoy siendo crucificado de nuevo por los Míos, por la apostasía que hay en el mismo santuario de Mi Iglesia, por cardenales, obispos y sacerdotes. Mis más cercanos amigos Me traicionan. He sido abandonado por muchos. He sido flagelado por muchos. He sido traspasado por Mis amigos más íntimos. Estoy sufriendo y soportando una segunda Pasión. 

¡Señor mío! 

¡Ámame! ¡Ámame! Que pueda Yo pronunciar las mismas palabras que te dijo tu ángel de la guarda: «Ningún hombre jamás ha amado a su ángel tanto como tú «. Pequeña, que pueda Yo decir un día: «Ningún hombre jamás Me ha amado, en sus tiempos, tanto como tú Me has amado». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *