Comer en exceso aumenta el riesgo de pérdida de memoria.

El consumo de entre 2.100 y 6.000 calorías diarias puede duplicar el riesgo de padecer deterioro cognitivo leve, un problema caracterizado por la pérdida de memoria que en muchos casos es el paso previo a la aparición del Alzheimer.

Investigadores de la Clínica Mayo en Scottsdale, en Arizona (Estados Unidos), sugieren que el consumo de entre 2.100 y 6.000 calorías diarias puede duplicar el riesgo de padecer deterioro cognitivo leve, un problema caracterizado por la pérdida de memoria que en muchos casos es el paso previo a la aparición del Alzheimer.

Así se desprende de los resultados de un estudio que será presentado en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología,, que se celebrará en abril en Nueva Orleans.
En la investigación participaron 1.233 personas de entre 70 y 89 años del condado de Olmsted, en Minnesota, de las cuales ninguna de ellas presentaba ningún signo evidente de demencia, si bien 163 presentaban deterioro cognitivo leve.

Los participantes fueron notificando la cantidad de calorías que consumían diariamente y fueron divididos en tres grupos en función de su ingesta calórica. Un tercio de los participantes consumía entre 600 y 1.526 calorías diarias, otro tercio entre 1.526 y 2.143 y una tercera parte entre 2.143 y 6.000 calorías por día.

Según Yonas Geda, autor del estudio, «cuanto mayor era la cantidad de calorías consumida, mayor era el riesgo de deterioro cognitivo leve».

Además, los resultados fueron los mismos después de ajustar los datos a la historia clínica y analizar los casos de apoplejía, diabetes, nivel educativo y otros factores que pudieran afectar el riesgo de pérdida de memoria.

Por ello, concluye Geda, «reducir las calorías y llevar una dieta saludable puede ser una manera muy sencilla de prevenir la pérdida de memoria a medida que se envejece».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *