Coma

La coma se usa para separar y hacer pequeñas pausas en un texto, párrafo u oración, salvo los que vengan precedidos por alguna de las conjunciones y, e, o, u o ni. Por ejemplo:

«Tengo perros, gatos, conejos y pajaritos».

Hay tendencias que admiten su uso previo a una conjunción, como los siguientes casos:

En el último elemento de una serie de datos separados por punto y coma: «En el cajón pon los papeles; sobre el escritorio, el monitor; en la caja, los discos, y en otro mueble, la impresora».

Cuando lo que se escribe después de una serie de elementos empieza con la conjunción «y» pero no pertenece a la serie: «Compró una botella de vino, un queso y un pan, y llamó a sus amigos.»

Cuando la conjunción « sea sinónimo de «pero», es admisible, mas no necesario, el uso previo de una coma: «Estudió mucho para su examen, y no aprobó».

También se utiliza para delimitar una aclaración o inciso, lo que comúnmente en el ejercicio del análisis sintáctico conocemos como Aposición:

«Carolina, mi amiga, acaba de conseguir su primer empleo«.

Las locuciones conjuntivas o adverbiales, sea cual sea su posición, van precedidas y seguidas de coma, tales como: asimismo, obviamente (y todas las terminadas en el adverbio mente), en efecto, es decir, en fin, por consiguiente, no obstante y otras de la misma clase.

«Dame eso pronto, es decir, si te parece bien».

El vocativo se escribe seguido de coma si va al principio de la frase, precedido de coma si va al final y entre comas si va en medio.

«Carlos, ven aquí». «Ven aquí, Carlos». «¿Sabes, Carlos, quién ha venido?».

Este uso no debe confundirse con la estructura de sujeto y predicado, la cual no se separa con coma.

«Carlos fue allí«.

Sujeto: Carlos, verbo: fue, predicado: fue allí.

Otro uso es conocido por coma elíptica, que es aquella que se utiliza para sustituir el verbo en los casos en que se omite porque ya se mencionó anteriormente o se sobrentiende.

Ejemplos:

«Pamela es bella; Patricia, también». (la coma sustituye a «es»)

«Víctor es delgado; Pamela, robusta». (la coma sustituye a «es»)

«Marcelo perdió su billetera; Juan, su mochila; Ricardo, la cámara«. (la coma sustituye a «perdió»)

La coma también se utiliza cuando se invierte el orden lógico de los complementos de la oración (coma hiperbática). Por ejemplo:

«Con esta nevada, no llegaremos nunca«.

«Al aparecer Augusto a la puerta de su casa extendió el brazo derecho con la mano palma abajo y abierta, y dirigiendo los ojos al cielo se quedó un momento parado en esta actitud estatuaria y augusta».

Extraído de «Niebla», de Miguel de Unamuno. Wikisource.

«Aquí no había bóveda gótica, ni ventana con primorosas labores, ni el fondo obscuro, los misteriosos efectos de luz con que el artificio de la pintura nos presenta los escondrijos de esos químicos aburridos, que, envueltos en ilustres telarañas, se inclinan perpetuamente sobre un mamotreto lleno de garabatos».

Extraído de «La sombra», de Benito Pérez Galdós, Wikisource.

Si bien la función principal de la coma se ha definido siempre como una débil pausa en una secuencia de palabras, existirán algunos casos en que no será necesario indicar con la coma determinadas pausas breves en la lectura.

Al respecto, la Ortografía de la lengua española señala como ejemplo, las comas que se utilizan entre sujeto y predicado, «Cuando Marcelo llegó /estaba tan cambiado que todos quedaron sorprendidos«. En esta oración no existe la necesidad de una coma, por más que al pronunciarse se produce una pausa y una inflexión tona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *