COLOMBIA-LOS LLANOS

Los Llanos se consideran las llanuras tropicales más ricas del mundo. Éstos albergan una población de aproximadamente 1,300 especies de aves, 115 migratorias y más de 100 especies de mamíferos; además de ser el hogar de uno de los reptiles más amenazados del planeta, el caimán del Orinoco.

Colombia ha determinado que los Llanos se conviertan en un polo de desarrollo económico y despensa del país. Para ello, ha iniciado planes para la promoción y establecimiento de industrias (principalmente agrícolas), exploración y explotación de petróleo y gas, y el establecimiento de un sistema de carreteras que unan esta vasta zona con el interior del país. El país está viviendo un momento crítico, pues debe balancear la búsqueda de la prosperidad económica con la conservación de su patrimonio biológico.

Esta nueva dinámica ha traído impactos negativos en los ecosistemas llaneros, como la deforestación, fragmentación de hábitats por la construcción de caminos y asentamientos humanos y la contaminación del aire y el agua. La expansión agrícola y ganadera ha generado también la degradación del paisaje llanero.

Planificación para el desarrollo sostenible

Con financiación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos de Colombia – ANH -, TNC y el Instituto Humboldt, desarrollaron una planeación ecoregional de las sabanas de los Llanos orientales establecidas como áreas de interés para la exploración petrolífera. El resultado es un mapa que identifica zonas prioritarias para la conservación de la biodiversidad. El proyecto busca que la ANH y las compañías petroleras adopten esta información en el ciclo de planeación de exploración de áreas y que usen prácticas adecuadas en áreas ambientalmente sensibles. De igual forma, Corporinoquia, la autoridad ambiental regional en la ecorregión de los Llanos, está usando este mapa como línea base para cuando las compañías petroleras comiencen la exploración de hidrocarburos en los Llanos colombianos.

TNC junto al Global Environment Facility (GEF), promueven una iniciativa de conservación en Predios Privados. Esta iniciativa busca integrar a la sociedad civil alrededor de la conservación reconectando ecosistemas que se encuentran separados dentro de fincas privadas, y la protección de fuentes hídricas, al tiempo que se mantiene la producción.

Ganadería responsable

La ganadería, cada vez más extensiva, necesita la adopción de medidas que la hagan responsable y sostenible. TNC ha apoyado diferentes proyectos con este propósito: junto a la Fundación Horizonte Verde y propietarios de hatos ganaderos, han diseñado prácticas que impulsan una actividad ganadera más productiva en un tiempo más corto y sin impacto negativo en la biodiversidad del sector. Para lograrlo, se cultivan bancos de forraje y suplementos dietéticos que mejoraron la calidad de vida del ganado y que le permitan al productor conseguir mejores resultados, logrando más crías y un aumento importante de hectáreas destinadas a la conservación. De esta forma, el propietario puede dejar áreas dentro de su predio para la conservación de la naturaleza a través del establecimiento de acuerdos legales para su debida protección.

TNC aportó las lecciones aprendidas en un proyecto nacional que busca la implementación de estas prácticas a escala de país. Este proyecto de Ganadería Sostenible es financiado por el Global Environmental Facility a través del Banco Mundial como agencia implementadora y la Federación Nacional de Ganaderos como agencia ejecutora. TNC brinda el apoyo técnico y científico para el diseño y creación de corredores biológicos, el fomento de la conexión con vegetación riparia y la formación de cercas vivas y cultivos de bancos de forraje para proteger ecosistemas terrestres y de agua dulce.

Palma en los llanos

La creciente demanda de palma de aceite africana ha llevado a que se destinen grandes áreas para su cultivo. Aceites Manuelita, una de las principales empresas latinoamericanas productoras de este aceite para la elaboración de etanol, ha convenido con TNC conservar la biodiversidad en sus predios, balanceando la producción con la conservación. El convenio, pionero en el sector palmero, no sólo representa un ejemplo de responsabilidad social, sino un modelo replicable en otras áreas del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *