Colombia: asistencia de desplazamiento masivo en el Medio San Juan, Chocó

26-04-2012 Comunicado de prensa

Quibdó (CICR) – El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) entregó ayuda humanitaria a 366 indígenas y personas afrocolombianas que se desplazaron de los corregimientos de Macedonia y Santa María de la Loma al corregimiento de Noanamá, Medio San Juan chocoano, tras operaciones militares registradas en la zona.

En el marco de esta actividad, llevada a cabo ayer, el CICR realizó una valoración sobre el estado de salud de estas personas, entre las que además hay 14 mujeres embarazadas. Cerca de la mitad de la población desplazada corresponde a menores de edad y un alto número presenta cuadros de malnutrición.

«Esta es una zona de muy difícil acceso, la ayuda alimentaria que entregamos será para un mes», dijo Mourad Bekkari, delegado del CICR. «También aprovechamos para hacer recomendaciones a la comunidad para procurar mejores hábitos de alimentación pues se identificaron algunos casos de malnutrición. Igualmente supimos que unas 60 personas, un día anterior al bombardeo, habían sido hospitalizadas por problemas respiratorios, diarreicos y de la piel».

Se detectaron además dificultades en el acceso a los servicios de salud por falta de afiliación de muchos de los desplazados, así como de carencia de infraestructura y recursos. También se encontraron problemas de hacinamiento, precarias condiciones de vivienda y mala higiene, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades.

La ayuda del CICR se suma a otra con alimentos para dos días entregada por la Alcaldía de Andagoya a las personas desplazadas, y a la labor del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que hace talleres psicosociales con las comunidades y evalúa su estado de nutrición.

Adicionalmente, el CICR hizo entrega de implementos de aseo y elementos de hogar como colchonetas, mantas, ollas y platos, entre otros.

«Seguiremos de cerca la situación y estaremos en contacto permanente con la población que tiene miedo de otras posibles acciones armadas. Esto dificulta el retorno a sus hogares y el acceso a los cultivos; un problema que afecta también a otras comunidades que tienen sus plantaciones en las zonas de operaciones militares», agregó Mourad Bekkari.

A través de su diálogo confidencial, el CICR seguirá insistiendo para que todas las partes en el conflicto armado cumplan con su obligación de respetar y proteger a la población civil.

Para más información:
Érika Tovar, CICR, Cali, tel.: +57 313 433 66 07

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *