CLOSTRIDIUM DIFFICILE

 Detenga las infecciones por C. difficile

Clostridium difficile o  C. difficile es un microbio que causa diarrea y otros problemas intestinales y que se asocia a 14,000 muertes anuales en los Estados Unidos. Las infecciones por C. difficilecuestan anualmente al menos mil millones de dólares en gastos de salud adicionales. Sin embargo, un nuevo informe de los CDC indica que la bacteria C. difficile no es solo un problema en los hospitales, sino que representa un problema de salud para los pacientes de todo tipo de instalaciones médicas como hospitales, centros de cuidados de ancianos y establecimientos de consulta externa. Afortunadamente, el informe también indica que algunos hospitales están teniendo éxito en la prevención de las infecciones por C. difficile.

Cuando una persona toma antibióticos, se eliminan por varios meses los microbios inocuos o «buenos» que protegen contra las infecciones.  Durante este periodo, las personas que reciben atención médica se pueden enfermar por C. difficile  si se contagian con el microbio que está en superficies contaminadas como lavabos o en las manos del personal de atención médica.

Las tasas de infección por C. difficile permanecen a niveles históricamente altos.

A pesar de que las tasas de muchas otras infecciones intrahospitalarias han disminuido, las hospitalizaciones causadas por C. difficile se triplicaron en la década anterior. Esto continúa siendo en la actualidad una de las amenazas más importantes para la salud de los pacientes, especialmente para los adultos. El riesgo de infección aumenta con la edad; casi la mitad de las infecciones ocurren en personas menores de 65 años; sin embargo, más del 90% de las muertes por C. difficile se presentan en personas de 65 años o más.

La bacteria C. difficile es un problema en todo tipo de instalaciones médicas, hasta en los centros de cuidados de ancianos y clínicas de consulta externa.

Los pacientes con C. difficile transportan la bacteria de un establecimiento médico a otro y pueden propagar la infección a otros pacientes. El uso innecesario de antibióticos en pacientes en algún establecimiento puede aumentar la probabilidad del paciente de adquirir una infección por C. difficile al ser transferido. Durante la transferencia no siempre se le indica al personal de salud si un paciente tiene o ha tenido recientemente una infección por C. difficile; por lo tanto, no se podrán tomar las medidas de control adecuadas para prevenir su propagación.

Las infecciones por C. difficile se pueden prevenir en los establecimientos médicos.

Algunos hospitales parecen inicialmente estar teniendo éxito en la reducción de las infecciones porC. difficile. Menos de 2 años después de la implementación de programas dedicados de control de infecciones, los proyectos realizados en tres estados mostraron una reducción del 20% en las infecciones intrahospitalarias por C. difficile.

Paciente de un hospital

6 pasos para la prevención: Información para médicos

  1. Recete y use los antibióticos cuidadosamente. Cerca del 50% de todos los antibióticos recetados no son necesarios, lo que aumenta sin razón el riesgo de infecciones por C. difficile.
  2. Haga pruebas de detección del C. difficile cuando los pacientes tengan diarrea y estén tomando antibióticos o los hayan tomado unos meses atrás.
  3. Aísle a los pacientes con C. difficile inmediatamente.
  4. Use guantes y batas de protección cuando esté tratando a pacientes con C. difficile, aun durante consultas cortas. Los limpiadores de mano no eliminan el C. difficile y el lavado de manos puede no ser suficiente.
  5. Limpie las superficies de la habitación con cloro u otro desinfectante aprobado por la EPA que elimine las esporas, después de que se haya tratado a algún paciente con una infección por C. difficile.
  6. Cuando transfiera al paciente, notifique al nuevo establecimiento si el paciente tiene una infección por C. difficile.

Como paciente, usted puede:

  • Tomar antibióticos solo si se los receta su médico. Los antibióticos pueden ser medicamentos que salvan vidas.
  • Decirle a su médico si ha tomado antibióticos y le da diarrea a los pocos meses.
  • Lavarse las manos después de ir al baño.
  • Tratar de usar un baño diferente si tiene diarrea, o asegurarse de limpiar bien el baño si alguien con diarrea lo ha usado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *