Circuncisión: Judíos y musulmanes marcharon juntos por las calles de Berlín

Circuncisión: Judíos y musulmanes marcharon juntos por las calles de Berlín

12.09.2012 13:37  |
Es la primera vez que judíos y musulmanes marchan juntos en Alemania para defender el derecho religioso a la circuncisión. Alrededor de 300 personas se congregaron en Berlín, entre ellas políticos de religión cristiana y defensores del derecho de intervención a los recién nacidos y niños pequeños. Muchos de los convocados llevaron puesta su kipá, la tradicional gorra judía de uso masculino.
La protesta se orientó contra el fallo del tribunal de justicia de la ciudad de Colonia (Köln), el cual concibió a la circuncisión como un daño al cuerpo. A partir de este fallo se desató un alto revuelo entre las comunidades judías y musulmanas de Alemania.

La anterior presidente de la Comunidad Judía de Berlín, Lala Susskin, se mostró asustada en la manifestación de la plaza Bebelplatz, por el hecho de que muchas personas incompetentes se hayan expresado en el debate. «El voto a favor de la circuncisión debe ser decisivo para la ley», manifestó

Al mismo tiempo Süsskind rechazó la regulación berlinesa que expresa el permiso para la intervención únicamente cuando los padres puedan proporcionar un fundamento religioso.

El presidente de la comunidad turca de Alemania, Kenan Kolat, manifestó que la tradición de la circuncisión debe permanecer en el futuro en Alemania: “Nadie podrá terminar con las circuncisiones”, dijo.
Kolat exhortó a los musulmanes a enfrentar los abusos a los judíos en el debate sobre el antisemitismo musulmán.
La Ministra de Justicia Federal Sabine Leutheusser-Schnarrenberger del partido FDP declaró que el gobierno nacional estaría ampliamente decidido de llevar a cabo la resolución del parlamento acerca de la impunidad de las circuncisiones.
El presidente del Consejo Central de los Judíos, Dieter Graumann, criticó el debate sobre la circuncisión. En ninguna parte del mundo los críticos discuten los rituales religiosos con tal “incisiva precisión, amarga severidad y rudo tono de queja” como en Alemania, dijo al magazine de noticias “Focus”.
“El hecho de que se trate a los judíos de torturadores, y a la vida judía como algo ilegítimo lo encuentro insoportable”, dijo Graumann. Enfatizó además, que los judíos no deberían perder sus esperanzas acerca de un futuro positivo en Alemania.
En tanto el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, del partido FDP luego de su viaje a Jordania e Israel criticó la discusión. “Me preocupa el debate. Fuera de nuestro país no se comprende de ninguna manera”, dijo a “Focus”. “Debe quedar en claro, que las tradiciones religiosas en Alemania aún permanecen protegidas”, aseguró.
El Ministro de Asuntos Internos Hans-Peter Friedrich del partido CSU convocó a familias, comunidades religiosas y asociaciones a comprometerse firmemente en la lucha contra el antisemitismo. “Espero también que las organizaciones musulmanas se unifiquen con nosotros contra el antisemitismo” dijo Friedrich al diario alemán “Der Aachener Zeitung”.
La Comunidad de Sinagogas Israelitas (Adass Jisroel) encuentra la decisión del tribunal de Colonia y la regulación de Berlín “como una arremetida a un ingrediente elemental de la vida judía.” La comunidad explicó en Berlín que es “una sorda señal de que las tendencias de antisemitismo se están intensificando.”
El presidente de la Sociedad Alemana-Israelí, Reinhold Robbe, lamenta el latente antisemitismo en Alemania. “Echo de menos el sentido común necesario de algunos alemanes en el debate sobre la circuncisión”, dijo a “Focus”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *