CIENTÌFICOS Y LA LUCHA CONTRA LA ESCHERICHIA COLI

Los científicos están en la ardua tarea de encontrar lo más pronto posible la fuente de contagio de la cepa letal de Escherichia coli que se ha registrado en Europa. Ya ha causado, según el último reporte de la Organización Mundial de la Salud, 18 muertos y 1,823 contagios, registrados en 12 países, la mayoría en Alemania (1,763), donde en laregión norte se registraron los primeros casos.

De los 1,823 contagios, 552 presentan el Síndrome Hemolítico Urinario, derivado de una variante todavía desconocida y muy tóxica de la bacteria Escherichia Coli enterohemorrágica.

La diseminación ha llegado a República Checa, Austria, Dinamarca, Francia, Holanda, Noruega, España, Suecia, Suiza, Reino Unido e incluso Estados Unidos, por personas que realizaron viajes a Alemania, con excepción de dos casos.

La experta del Departamento de Seguridad Alimentaria de la OMS, Andrea Ellis, explicó en conferencia que la cepa es ‘muy rara’ pues, aunque ya se había visto en humanos, nunca en un brote. Los síntomas incluyen fuertes cólicos abdominales, diarreas con sangrado, en algunos casos vómito y fiebre, pero si se agrava, después de cinco a siete días, se desarrolla el Síndrome Hemolítico Urinario, el cual puede ser mortal porque ataca los riñones, causa anemia hemolítica y disminución de plaquetas, de lo cual no hay tratamiento curativo, sino de apoyo.

El profesor asociado de la Universidad de Texas, Alfredo Torres, y coordinador de la Red Latinoamericana de Investigación en Escherichia coli, dijo a la BBC que en América Latina Argentina es donde hay un mayor número de pacientes con este síndrome, pero es la primera vez que se produce un brote epidémico.

La cepa que lo está causando es una combinación de dos cepas patógenas en una sola; es un ejemplo claro de que diferentes categorías de E. coli pueden recombinar su material genético y así adquirir material que las puede hacer más patogénicas, indica el especialista.

La OMS aún no ha recomendado la prohibición de algún alimento (en un inicio el origen del contagio se atribuyó a pepinos españoles y después se descartó) o viajes, sólo evitar el consumo de vegetales crudoscomo pepino, lechuga y jitomate, en los países afectados, y lavarse las manos porque el contagio se puede dar de humano a humano por heces fecales contaminadas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *