CHILE-RESERVA COSTERA VALDIVIANA

La historia de la Reserva Costera Valdiviana (RCV) comienza a finales de 2003 con la adquisición de los predios Chaihuin y Venecia por parte de TNC, con el apoyo técnico y financiero de World Wildlife Fund (WWF) y Conservación Internacional (CI).

La propiedad fue adquirida para proteger una parte del segundo bosque templado lluvioso más grande del mundo.

El bosque siempre verde de la Cordillera Costera Valdiviana se extendía a través de una angosta franja de 400 kilómetros a lo largo de la costa. En los últimos 100 años se ha reducido a aproximadamente la mitad. Conservar este hábitat no sólo es importante para animales y plantas que lo habitan, sino que el bosque también protege sistemas de agua dulce críticos -incluidos lagos y ríos-, necesarios para la supervivencia del ecosistema y las comunidades humanas aledañas.

Antes de la adquisición, una empresa forestal estaba sustituyendo el bosque nativo por plantaciones de eucaliptos para su explotación. En 2003, TNC comenzó a trabajar en la zona para recuperar el hábitat y en marzo de 2005, fue inaugurada como la Reserva Costera Valdiviana; iniciativa que contó con el apoyo del Gobierno de Chile al reconocerla como uno de los ejemplos más interesantes de los proyectos de conservación impulsada por privados.

Desde entonces, The Nature Conservancy y el WWF administran el sitio de la Reserva Costera Valdiviana, trabajando en estrecha relación con las comunidades indígenas y los poblados aledaños de pescadores, con el fin de mantener los usos tradicionales del suelo y estimular el desarrollo económico local como parte de la estrategia de conservación global de la reserva. Lea sobre nuestro trabajo con los vecinos de la Reserva Costera Valdiviana.

Si bien ahora 60.000 hectáreas de la Cordillera Costera Valdiviana se encuentran protegidas, el trabajo de conservación continúa con la administración de la reserva. A comienzos de 2012 TNC donó casi 10 mil hectáreas de la reserva para la creación del Parque Nacional Alerce Costero, en la Región de los Ríos al sur de Chile; primera área pública protegida en esta región.

Por qué proteger el bosque templado lluvioso de Valdivia

La Reserva Costera Valdiviana forma parte del bosque templado lluvioso que emerge de la costa austral de Chile. Esta gran extensión de bosque costero tiene un fascinante pasado. Miles de años atrás, éstos se encontraban conectados a los bosques de Nueva Zelandia y Australia, por lo que es posible encontrar especies estrechamente vinculadas con especies de esos lugares tan alejados.

Durante el último periodo de glaciación, la cordillera costera sirvió de refugio contra el hielo a múltiples especies que no se encuentran en ninguna otra parte de la Tierra. Entre estas especies únicas se encuentran dos de los árboles más longevos del planeta: el olivillo (Aextoxicon punctatum), que vive hasta 400 años y se encuentra en grandes grupos en las laderas occidentales de la cordillera, y el alerce (Fitzroya cupressoides), parecido a las enormes secuoyas de América del Norte, que puede vivir hasta 4.000 años.

Estos bosques son el hogar de singulares especies incluyendo los pájaros carpinteros más grandes del mundo, el ciervo más pequeño del mundo y un pequeño marsupial que vive en los árboles -el monito del monte- y que es considerado por los científicos un verdadero «fósil viviente.»

También es posible encontrar al menos 58 especies de aves y varios carnívoros poco comunes, como el huillin y la nutria de río (Lontra provocax). La conservación de estos bosques únicos es importante no sólo por las plantas y los animales que habitan el área, sino también para las comunidades aledañas a la reserva y para el mundo entero, quienes dependen de bosques saludables para disminuir los efectos del cambio climático.

Hoy día la reserva es:

• Un área de conservación de bosques nativos y especies únicas. Además de descartar completamente la sustitución del bosque nativo por plantaciones de eucaliptos en toda el área, TNC aumentó significativamente la superficie protegida de bosques templados costeros, un tipo de bosque cuya distribución se encuentra altamente reducida y que sufre de muy baja protección dentro del sistema nacional de áreas protegidas de Chile (SNASPE).

• De las 500,000 mil hectáreas de bosque nativo que quedan en el Cordillera Costera Valdiviana, menos del 2,4% estaban bajo protección. Gracias a la creación de la Reserva Costera Valdiviana esta cifra aumentó significativamente: los terrenos de la reserva albergan 12% del total de este bosque templado lluvioso.

• La reserva está protegida por un personal calificado que incluye, entre otros, guardaparques dedicados a la conservación del área y a la enseñanza pública; además de una brigada de prevención y combate de incendios forestales, tanto para la reserva como para las comunidades aledañas.

• Un lugar atractivo tanto para los integrantes de las comunidades aledañas a la reserva como para los turistas que la visitan. TNC y sus socios han construido una importante infraestructura para facilitar el acceso público y turístico. Esto incluye señalización informativa, zonas de picnic y áreas de estacionamiento. Una visita a la reserva ofrece la oportunidad de disfrutar y aprender de la naturaleza chilena.

• Un foro de aprendizaje ambiental para las comunidades locales. Con programas de educación ambiental para jóvenes de las escuelas de Hueicolla, Huiro, Chaihuin y Huape. Programas de intercambio para adultos, con el fin de que aprendan más sobre el desarrollo sostenible; y extensionistas comunitarios para apoyar el desarrollo de las comunidades locales. La Reserva Costera Valdiviana sirve como salón de clases abierto.

• Un centro de investigaciones científicas dirigido a resolver los problemas de conservación. La gestión de la reserva está guiada por el Plan de Conservación del Área (PCA), una metodología creada y desarrollada por TNC y sus socios, para identificar prioridades de conservación en áreas de importancia para la biodiversidad.

El PCA de la reserva fue elaborado con la participación activa de decenas de científicos, académicos, comunidades locales y entidades gubernamentales y no gubernamentales. El plan identifica objetos de conservación, analiza el contexto geográfico, ecológico y humano del área.

Mirando hacia el futuro

Dentro de la fase final de diseño de la futura administración de la reserva, TNC inició un proceso de búsqueda y selección de un Socio Estratégico de Conservación. Este será invitado a participar -en conjunto con TNC y otros actores locales- en una nueva fundación chilena, titular de la propiedad, que tendrá como objetivo y responsabilidad principal la conservación de esta área protegida, garantizando además la sustentabilidad administrativa y financiera de una de las reservas privadas más emblemáticas del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *