CHARRÚAS PINTADOS

También ellos fueron hombres de esa amplia frontera . Jean Batiste Debret, pintor francés que vive en Brasil entre 1816 y 1831 , vio charrúas civilizados en la zona de Santa Catarina actual, y los describe andando siempre a caballo, envueltos en ponchos, mientras que el resto de su indumentaria es copiada de los hispanoamericanos, con un gran cuchillo o facón en la cintura o escondido en las botas, dedicados al comercio de animales o , bajo el nombre de peones, sirviendo de guías a los viajantes. Lo impresionó su extrema suciedad y que vivían “cercados de manadas de caballos salvajes, cuya carne prefieren a cualquier otro alimento”. Agrega que “su única vestimenta es un bicuis (especie de pequeño pantalón extremadamente corto) y su principal ornamento consiste en una pasta de barro roo (thoia) mezclada con grasa de caballo y con la cual pintan sus rostros” Los charrúas de la Banda Oriental hicieron del caballo su posesión más apreciada, al punto que los guerreros pedían que a su muerte los sacrificaran, para que los acompañaran en la tumba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *