Centro Wiesenthal pidió a Suiza que proteja el derecho a la circuncisión religiosa

Centro Wiesenthal pidió a Suiza que proteja el derecho a la circuncisión religiosa

El Centro Simon Wiesenthal instó al gobierno suizo a proteger el rito de la circuncisión religiosa tras la noticia de que los hospitales en Zurich y St. Gallen decidieron suspender la práctica en los niños judíos y musulmanes a raíz de una prohibición similar en Alemania dictada por un juez en Colonia.
26.07.2012 21:00  |
En una carta al embajador de Suiza en Estados Unidos, Manuel Sager, el decano Asociado del Centro Wiesenthal, rabino Abraham Cooper, y el director del Centro de Asuntos Interconfesionales, rabino Itzjak Adlerstein, escribió: «… que sin duda también sabemos del papel deshonroso que las prohibiciones en contra de la circuncisión han jugado durante siglos. Estas prohibiciones han sido utilizadas como una herramienta favorita de los que odian tanto a los judíos como a quienes los tratan como ciudadanos de segunda clase y avivan las llamas del antisemitismo».
Los rabinos señalaron que el rito religioso se ha practicado en innumerables ocasiones en los hospitales suizos, lo que lleva a creer que las recientes prohibiciones se basan en un sesgo en contra de los judíos y no en preocupaciones médicas o éticas.
Cooper y Adlerstein recordaron al embajador Sager que la controvertida prohibición obligó a encontrar una solución legislativa.
Además, los rabinos pidieron al embajador Sager, «transmitir” a su gobierno la protesta, y pedir a sus líderes restaurar los derechos de los ciudadanos judíos y musulmanes a practicar su religión “sin miedo a la discriminación o algo peor».
El Centro Wiesenthal escribió a la canciller alemana, Angela Merkel, para pedirle que forje un movimiento legislativo no partidista para proteger lo que ha sido el rito religioso del pueblo judío durante los últimos 3.500 años.
Las encuestas de opinión en Alemania muestran un apoyo preocupante a la prohibición del 45 por ciento contra el 42 por ciento que se opuso a la resolución judicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *