Causa AMIA. Familiares de las víctimas del atentado le dicen al Gobierno que las muertes no se negocian

Causa AMIA. Familiares de las víctimas del atentado le dicen al Gobierno que las muertes no se negocian

04.10.2012 18:56  |
Karina Bolan y Rosa Barreiros no se conocían pero tenían algo en común: las unió la tragedia, el atentado a la AMIA, el ataque terrorista más importante que sufrió la Argentina en su historia y que puso al descubierto la presencia del terrorismo internacional en esta parte del planeta.
La hermana de Karina, Romina, tenía 19 años cuando se produjo el atentado, y Sebastián solo 5. Ambos llegaron juntos al Hospital de Clínicas de Buenos Aires minutos después que una bomba destruyera el edificio de Pasteur 633.
El miércoles, por la tarde, Karina y Rosa se encontraron en el lugar de la tragedia, aunque el paisaje era diferente al de aquel 18 de julio aunque ambas mantienen ese dolor interno que producto de los vaivenes de la política y, a veces de la justicia, se hace más o menos intenso.
“Es mi primera vez en el edificio de la AMIA. No ocurrió antes porque a pesar de que pasaron 18 años no es tan fácil superarlo. Una vez fui a ver un árbol que plantaron en la otra cuadra pero por acá no podía pasar. Vine al acto dos veces y me hizo muy mal”, confesó Karina, quien perdió a su hermana Romina en aquella mañana que un coche bomba hizo temblar a Buenos Aires.
Casi como si todo hubiera ocurrido ayer, Karina contó que su hermana de 19 años iba a la Facultad de Ciencias Económicas, se había bajado en la estación Pasteur y estaba a una cuadra y media del edificio de la AMIA cuando estalló la bomba.
“Venir a la AMIA es muy doloroso, estoy temblando, estoy muy triste. A pesar de lo que están haciendo ahora, que es una causa que uno tiene que saber lo que pasó, es muy triste. A pesar de la cantidad de años, el dolor está intacto y revivir todo esto es muy feo. No me siento nada bien”, confesó Karina en diálogo con la Agencia Judía de Noticias.
Karina Bolan no fue solo por primera vez a la AMIA sino que además es la primera vez que se siente incluida al participar en la redacción del documento que junto a las autoridades de las AMIA y la DAIA, los familiares de las víctimas firmaron en rechazo a la decisión del Gobierno de negociar con Irán.
“Esta convocatoria a los familiares directos, que somos nosotros, hacernos participar en todo este comunicado que sacaron AMIA y DAIA me hace sentir que es la primera vez que me siento incluida en una comunidad, no siendo de la comunidad judía. Me hace muy bien que me incluyan, estoy muy agradecida. El dolor está y veremos cómo sigue”, expresó Karina, quien aseguró que su familia aún sufre la pérdida de su hermana por “un atentado a una institución sin ningún motivo”.
“Yo me sentí muy mal en los primeros años -continuó- porque creí que por no ser parte de la colectividad no me convocaban, y me sentía muy mal, porque mi hermana murió en ese atentado. Eso se revirtió porque estoy hoy aquí”, dijo.
Karina confesó que le “costó mucho” ir a la AMIA, pero aclaró que después del último acto aniversario sintió que la dirigencia comunitaria se portó bien porque la hicieron participar.
El miércoles, con el comunicado que rechaza las medidas adoptadas por el Gobierno nacional, Karina consideró que está “honrando a su hermana Romina. “Es un dolor que no se va. Es un dolor que no tiene religión”, afirmó.

“Yo no negoció la muerte de mi hijo”
Sebastián Barreiros tenía 5 años y se dirigía al Hospital de Clínicas de la mano de su mamá, por la calle Pasteur, cuando se produjo el atentado a la AMIA.
A diferencia de Karina, Rosa Barreiro estuvo varias veces en el edificio de la AMIA, pero igualmente confesó que es “fuerte” estar en el edificio donde se produjo la mayor tragedia.
“Esto es fuerte porque yo no me siento representada por nadie, ni por las instituciones, ni por otro grupo .Yo soy la mamá de Sebastián y nada más, y ver que todos estamos por lo mismo, por algo que pensamos muy parecido, y con gente que por ahí no conozco, con otros que conocí ahora, con gente que está acá por primera vez, todo es fuerte”, expresó Rosa.
La mamá de Sebastián confesó que se sintió movilizada al leer y escuchar que los cancilleres de Irán y Argentina “van a negociar”.
“El atentado a la AMIA no se negocia. Yo no negocio lo de mi hijo. Quiero a los responsables. Si van a hablar para ver dónde entregan su gente, cómo puede ser el juicio, todo bien, negociar nada. Tampoco entiendo que justamente el país que está acusado de cometer estos actos tenga que estar hablando con nosotros que somos los damnificados. No lo entiendo y no lo comparto”, dijo, indignada, Rosa.
En diálogo con la Agencia Judía de Noticias, la mamá de Sebastián se preguntó qué se puede conversar con Irán luego de que la presidenta Cristina Kirchner solicitó en forma reiterada que “se entregue a los culpables, incluso se ofreció un tercer país para tener el juicio, ellos (los iraníes) negaron tener algo que ver”. “Cuando lo niegan no hay que conversar nada. Que entreguen a su gente”, reclamó.
Rosa confesó que está envuelta por el “dolor y el enojo” porque consideró que el Gobierno puede tener “muy buena voluntad” con estas gestiones, pero consideró que “el camino es cerrado y esto no es para dialogar”.
La mamá de Sebastián también se distanció de la propuesta del Gobierno de levantar un espacio en memoria de las víctimas de la AMIA en el predio donde funcionó la ESMA.
“Se ha dicho que se iba a preguntar a los familiares si estaban de acuerdo con el tema de la ESMA. Yo no estoy de acuerdo con esto porque no me representa, mi hijo murió en AMIA. Mi hijo no murió en otro lado. Por ahí queda odioso decirlo, pero a mi lo que me representa es un atentado, el atentado a la AMIA, ni nada, ni nadie”, dijo.
Rosa dejó bien en claro que el ataque a la AMIA fue un ataque a los argentinos. “Estoy acá con mis compañeros de lucha, no me interesa ni la ideología, ni la religión, todos estamos por lo mismo. Por un dolor, por justicia. Es un dolor que no tiene religión”, concluyó Rosa, quien también firmó el documento que rechaza la negociación de la Argentina con Irán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *