Católicos Romanos y Antiguos Orientales llamados a la plena comunión

Católicos Romanos y Antiguos Orientales llamados a la plena comunión

CIUDAD DEL VATICANO, 28 DE ENERO DE 2011.- Su Santidad Benedicto XVI, Papa de Roma, recibió hoy, en el Vaticano, a 30 miembros de la Comisión Mixta Internacional para el Diálogo Teológico entre la Iglesia Católica Romana y las Antiguas Iglesias Orientales.

La Comisión se instituyó en 2003 por iniciativa de las autoridades eclesiales de las Antiguas Iglesias Orientales y del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

La primera fase del diálogo, de 2003 a 2009, dio como resultado el documento «Naturaleza, constitución y misión de la Iglesia» que, dijo el Papa, «describe los aspectos fundamentales de los principios eclesiológicos que compartimos y señala las cuestiones que requieren una reflexión más profunda en las sucesivas fases del diálogo. Estamos agradecidos de que después de casi 1.500 años de separación todavía estemos de acuerdo acerca de la naturaleza sacramental de la Iglesia, de la sucesión apostólica en el servicio sacerdotal y de la necesidad apremiante de dar testimonio del Evangelio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo en el mundo».

En su segunda etapa, la Comisión reflexionó «desde una perspectiva histórica sobre la forma en que las Iglesias han expresado su comunión a través de los siglos» y esta semana se ha dedicado «al estudio de la comunión y la comunicación que existía entre las Iglesias hasta mediados del siglo quinto de la historia cristiana, así como del papel desempeñado por el monacato en la vida de la Iglesia primitiva».

Benedicto XVI manifestó su confianza en que la reflexión teológica «lleve a nuestras Iglesias no sólo a entenderse más profundamente entre sí, sino a proseguir con determinación nuestro camino hacia la plena comunión, a la que estamos llamados por la voluntad de Cristo. Con este propósito hemos elevado de manera común nuestras plegarias durante la Semana de Oración para la Unidad de los Cristianos que acaba de finalizar».

«Muchos de ustedes -concluyó- proceden de regiones donde los individuos y las comunidades cristianas se enfrentan a pruebas y dificultades que son motivo de profunda preocupación para todos nosotros. Todos los cristianos deben aunar sus esfuerzos para lograr la aceptación y la confianza mutua con el fin de servir a la causa de la paz y la justicia.

“Que la intercesión y el ejemplo de los muchos mártires y santos, que han dado un valiente testimonio de Cristo en todas nuestras Iglesias los sostengan y fortalezcan, así como a sus comunidades cristianas».

Fuentes: VIS- ZENIT – AICA – AJS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *