Casos de demencia se triplicarán en 2050

HONGOS

Se anticipa que la cantidad de personas que sufren de demencia en el mundo aumentará de los 35,6 millones de casos actuales a 115 millones hacia mediados de siglo, de acuerdo al
informe: Demencia: una prioridad de salud pública publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS; Ginebra, Suiza) y la Asociación Internacional de la Enfermedad de Alzheimer (Londres, Reino Unido). El propósito del informe es despertar conciencia sobre la demencia una prioridad de salud pública, articular un enfoque de salud pública y promover medidas a niveles nacionales e internacionales. Es de esperar que este informe impulse a los gobiernos, a los responsables políticos y a otras partes interesadas para que consideren a la demencia como una amenaza creciente a la salud global y se la declare a nivel mundial una prioridad de salud pública y asistencia social.

Se anticipa que en 2030 un mínimo de 65 millones de personas sufrirán de demencia. Adicionalmente, en la actualidad 58% de las personas con demencia provienen de países con ingresos bajos a medios. En 2050, más del 70% de la población sufrirá esta enfermedad. Más de 604 mil millones de dólares se gastan cada año en el mundo para el tratamiento y cuidado de las personas con demencia. Esta cifra incluye la prestación de servicios de salud y sociales y también la pérdida de ingresos de los pacientes y sus cuidadores debido a que muchos de ellos deben dejar sus trabajos para cuidar de la persona con demencia.

Según el informe, en la actualidad solamente ocho países han implementado un programa activo a nivel nacional para hacer frente a la demencia, síndrome generalmente crónico que afecta al comportamiento, al pensamiento, a la memoria y a la capacidad individual de realizar las tareas cotidianas. La demencia es una enfermedad abrumadora no solamente para quienes la sufren, sino también para las personas encargadas de su cuidado y para las familias. La falta de conciencia y comprensión ocasiona la estigmatización del paciente, obstáculos para obtener el diagnóstico y la atención adecuados, todo lo cual provoca un impacto físico, psicológico y económico en los cuidadores y en el ámbito familiar y social.

“La conciencia pública sobre la demencia, sus síntomas y la importancia de obtener el diagnóstico y la asistencia disponibles para quienes sufren de esta enfermedad es muy limitada, expresó Marc Wortmann, director ejecutivo de la Asociación Internacional de la Enfermedad de Alzheimer. “Ahora es indispensable aumentar los niveles de sensibilidad pública y comprensión, y reducir drásticamente el estigma asociado con la demencia.”

“Es preciso incrementar nuestra capacidad de detección precoz de la demencia y ofrecer los servicios de salud y sociales necesarios,” agregó el Dr. Oleg Chestnov, subdirector general de enfermedades no transmisibles y salud mental de la OMS. “Es mucho lo que se puede hacer para reducir la carga de la demencia. A menudo los trabajadores de la salud no están debidamente capacitados para reconocer la enfermedad.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *