CARTA DEL REVERENDO PADRE PALO IWA

Queridos en Cristo:

Para los ortodoxos, se acerca las Fiesta de la Fiestas: la Pascua de Resurrección de Nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo.

Hubiera sido un gran consuelo para todos y una alegría inconmensurable tener al Padre Alejandro en libertad en nuestra Pascua. Recordemos las palabras de Cristo cuando al dirigirse al joven que o quería seguir le indica metafóricamente que deje las cosas mundanas y preocupaciones de este mundo para los que en este mundo perecen sin futuro…. Y más importante y clara esta frase:» Busquen el Reino de los Cielos y el resto les será otorgado por añadidura».

La Pascua se acerca en forma galopante. Pareciera que ayer comenzamos la cuaresma…

 

Lo mejor que podemos hacer, para el Padre Alejandro, es prepararnos para recibir la Pascua espiritualmente, como corresponde. Concentrándonos en oración para participar de la Fiestas de las Fiestas con todo el alma, el espíritu y el entendimiento.

 

No todo lo que el hombre anhela es parte del Divino y fructífero plan para nuestra salvación.

 

Tener al padre Alejandro en prisión y celebrar la libertad que otorga la Resurrección Pascual pareciera ser contradictorio. Todos queremos ver al padre Alejandro, en la el templo, proclamando la Alegría Pascual a los cuatro vientos. Pero el hombre propone y Dios dispone. Y si el Creador así lo dispuso debemos aceptar humildemente su voluntad. En estas escasas dos semanas que quedan debemos concentrarnos como corresponde, espiritualmente en completar las últimas leguas que nos separan de la Gran Meta. Ese es el mejor servicio y regalo Pascual que le podemos brindar al padre Alejandro que sufre injustamente privado de la libertad física. NUESTRA ORACION Y HONROSO ARRIBO A PASCUAS es lo que el padre Alejandro más que nada necesita. Difícil es imaginar pasar PASCUA en una cárcel… Aunque sea en la última hora , Dios no dejara de lado nuestro genuino esfuerzo.

 

Luego de la Pascua, con energías espirituales y físicas renovadas, retomemos nuevamente nuestro trabajo para lograr la libertad física del padre lo antes posible. Pues espiritualmente a mi entender nuestro querido padre Alejandro «está más libre que nunca». Allí está bien cerca de Dios.

 

Recemos en estas Pascuas Ortodoxas para que pronto celebremos junto al padre una suerte de pascua muy particular: Su liberación. Sera otra gran alegría. Pero esta segunda, alegría de la liberación física del padre (similar a la Liberación del Pueblo de Israel del yugo egipcio) alegría para nada debe opacar a la alegría espiritual que le podemos trasmitir a Padre Alejandro si cada uno de nosotros se prepara de aquí en más a recibir la Resurrección de Cristo de la mejor forma que pueda y utilizando los talentos que Dios nos otorgó a cada uno individualmente. Quien no pudo comenzar la cuaresma, aun no es tarde. Quien no reforzó su oración que comience, pues el Señor está esperando con amor para escuchar nuestra voces. Quien no se pudo confesar que lo haga. Recuerden al buen ladrón y Santa María de Egipto. Nunca es tarde para mejorar abandonado las tentaciones de este mundo y el pecado. El que ya lo hizo y cayo que se recomponga, pues Cristo siempre perdona y no hay pecado más grande que Su bondad y misericordia. El que no se comulgo que se acerque al Cáliz cuando pueda hacerlo….al corazón contristo y humillado no despreciara el Señor.

 

Concentremos nuestras energías, en Pascua, para rezar y el resto se nos otorgara por añadidura.

 

A mi simple entender es lo que Dios espera de nosotros y lo mejor que podemos hacer por el Padre Alejandro. Eso es lo que ÉL y él esperan de nosotros.

Gracias a todos los que visitan al padre en la cárcel por llevarle la luz y el aire fresco que el tanto necesita para seguir adelante.

Dios nos bendiga a todos con un Radiante Pascua.

¡Cristo Resucitó! ¡Verdaderamente Resucitó!

Padre Pablo Iwaszewicz

Sacerdote ortodoxo (U.S.A)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *