Card. Cipriani: La tecnología está apagando el fuego del amor

Card. Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima

“Así como se multiplicaron las posibilidades de comunicar, de obtener información y de transmitir noticias ¿también creció esa capacidad de amarnos y de comprendernos? ¿O en el mundo vemos que hay más desconfianza, sospecha, temor y violencia?”, reflexionó el arzobispo de Lima, cardenal Juan Luis Cipriani, en una crítica al uso de las nuevas tecnologías de la información, animando a los fieles a priorizar la comunicación existencial en la que primen los valores humanos y cristianos.

Estas reflexiones las dirigió en la solemne Misa de Pentecostés que presidió en la basílica catedral de Lima, este domingo 27 de mayo de 2012.

“Hemos tomado un camino de desvío por el cual estamos muy comunicados, pero muy lejanos al mismo tiempo. La carta familiar, la visita a los enfermos, la palabra de cariño, el gesto de acogida se reemplazó por un mensaje de texto de cuatro palabras que no trasmite ni cariño, ni alegría, ni perdón.

La tecnología está apagando el fuego del amor y eso es muy grave. Por eso el Papa nos dice que la comunicación superficial a veces hace más difícil la relación humana”, prosiguió el arzobispo de Lima.

Lamentó que en algunos medios de comunicación existan contenidos superficiales que no contribuyen en la formación en valores de la sociedad.

“Algunos medios nos invaden con ruidos, mentiras, campañas y con una comunicación que no da amor, ni fraternidad; y todo lo que da es dinero e intrigas. Volvamos a descubrir el calor de la cercanía, de la amistad y de la familia”.

“Espíritu Santo ten piedad de nosotros, no dejes que el mundo se convierta en una Torre de Babel, en donde todos están muy cerca, pero muy alejados; todos muy comunicados, pero encerrados en el egoísmo; porque se habla mucho de paz y estamos llenos de violencia; se habla mucho de verdad y campea la mentira”, mencionó.

El cardenal Cipriani reconoció el enorme aporte que las nuevas tecnologías de la información ofrecen al mundo.“No es que la tecnología no sea buena. Por supuesto que es muy útil saber dónde están los hijos o aquél amigo y al instante gracias a las tecnologías, pero eso no me da amor, alegría, cariño, amistad y cercanía”, refirió.+ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *