Cambios en la Percepción de Sonidos Ambientales entre los 17 y los 58 Meses de Edad

El objetivo de este trabajo es conocer el efecto de la edad en la percepción de sonidos ambientales de niños mexicanos. Cincuenta y cinco niños divididos en cuatro grupos de edad (17-23 meses, 24-35 meses, 36-47 meses y 48-58 meses) participaron en el estudio. No encontramos diferencias en las variables sociodemográficas entre los grupos reportadas por la madre a través de un cuestionario sobre los antecedentes sociodemográficos del niño. Se utilizó una tarea de pareamiento sonido – fuente emisora diseñada ex profeso y que consta de 10 reactivos. Encontramos una consistencia interna de la tarea utilizando alfa de Cronbach a (0.8207). En general a mayor edad mayor número de aciertos. Diferencias entre grupos adyacentes fueron observadas sólo entre el grupo de 48-58 meses y el de 36-47 meses. Se observó además comportamientos diferentes entre los reactivos ya que algunos de ellos fueron reconocidos por la mayoría de los niños mientras que otros sólo por los niños mayores. Así, el tamaño del efecto de la edad sobre el total de los reactivos que componen la tarea resultó de gran tamaño (>0.50); en los reactivos de tren y coche (automóvil) un efecto mediano (0.30); en los reactivos de pájaro, gallo, gato, sonaja y llaves un efecto mayor al considerado como efecto pequeño; en el reactivo de llanto de bebe un efecto pequeño (>0.10); mientras que encontramos un efecto menor al efecto pequeño en los reactivos de teléfono (0.07) y perro (0.05). En conclusión, desde los 17 meses de edad los niños pueden realizar pareamientos correctos entre sonido ambiental-objeto emisor, y en general la mayoría de los reactivos de la tarea (con excepción de perro, teléfono y llanto de bebé) mostraron una marcada progresión con la edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *