Buscar petróleo en aguas profundas, una estupidez

Al encuentro no asistió ningún candidato pero sí tres de sus representantes. David Shields, en representación de Gabriel Quadri, por el partido Nueva Alianza, Claudia Sheinbaum, por el Movimiento Progresista que encabeza Andrés Manuel López Obrador y Alejandro Carabias en representación de la coalición Compromiso por México de Enrique Peña Nieto.

Sheinbaum y Shields expresaron su rechazo y el de sus candidatos a insistir en el proyecto de exploración de aguas profundas en el Golfo de México. Pero para el PRI-PVEM, el tema “no es prioridad”, de acuerdo a su delegado, Alejandro Carabias.

Shields agregó que “la posición del candidato Gabriel Quadri es de rechazo a la perforación de pozos petroleros en aguas profundas.” Dijo que “lo más preocupante es que Pemex trabaja en aguas profundas y ultraprofundas sin contar con una póliza de seguros que cubra casos de descontrol de pozos ni remediación ambiental, Pemex ha asumido una actitud temeraria.” Agregó que “un solo accidente de grandes dimensiones en las operaciones de Pemex podría causar un impacto devastador en las finanzas públicas, probablemente una devaluación del peso, así como una catástrofe ambiental y un problema diplomático con Estados Unidos.

Claudia Sheinbaum sostuvo que “la actividad petrolera en aguas profundas es de alta incertidumbre, poco rentable y de altísimo riesgo ambiental”.

Greenpeace cuestionó a cada uno de los embajadores si en el caso de que sus respectivos partidos llegaran al poder detendrían las labores de Pemex en el Golfo de México: Shields se
desmarcó asegurando que “esa sería una decisión del Consejo de Administración de Pemex”;
Sheinbaum tampoco se comprometió, argumentó que “necesariamente tendrían que revisarse
los contratos” establecidos para esos fines, aunque reafirmó que “no había interés por parte de
López Obrador en la Perforación en aguas profundas”. Al respecto, Carabias declaró: “No sé si
se pararán los proyectos de aguas profundas.”

A dos años de haber ocurrido el derrame y la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, las aguas del Golfo de México aún muestran los estragos del vertido de millones de litros de crudo, que provocó daños en ecosistemas de los fondos marinos, mucho más de lo imaginado inicialmente por los científicos. Sobre el tema, el delegado del PANAL manifestó que en caso de desastre en el Golfo de México: “Pemex no tendría cómo responder.”

Cuestionados sobre los altos costos económicos que representa la renta de plataformas petroleras para la explotación submarina de petróleo a más de 500 metros de profundidad, correspondiente a 500 mil dólares diarios, Shields declaró que hasta el momento “50 mil millones de pesos se han invertido a las aguas profundas y ni un solo barril de petróleo se ha comercializado.”

Greenpeace exige a los presidenciables incluir el tema de la exploración de aguas profundas como prioritario para el país, y les pidió compromisos claros para revisar las alternativas existentes que permitan la transición energética hacia fuentes limpias, seguras y sustentables.
Asimismo, la organización insistirá en obtener la postura de Josefina Vázquez Mota y de su partido, quienes no han respondido a esta convocatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *