Brasil – Religiosos procuran consolar a familiares de los 231 jóvenes muertos en incendio

BRASIL
Religiosos procuran consolar a familiares de los 231 jóvenes muertos en incendio

Porto Alegre, miércoles, 30 de enero de 2013 (ALC) – Consternación y dolor marcaron el entierro, ayer, de los 231 universitarios muertos en incendio, el domingo de madrugada, en el boliche Kiss, de Santa María (a 286 Km de Puerto Alegre). Misas, cultos, celebraciones ecuménicas está siendo oficiados en todo el país en memoria de las víctimas y de sus familiares.
Sólo en Santa María, ciudad universitaria con una población de 262 mil moradores, fueron enterrados, 90 jóvenes. Otros entierros ocurrieron en Itaqui, Ijui, Passo Fundo, Erechim, Chapada, ciudades del Noroeste de Rio Grande do Sul y en cuatro ciudades del oeste de Santa Catarina, lugares de procedencia de los 120 muchachos y 111 muchachas, la mayoría entre 17 e 25 años de edad, que estudiaban en la Universidad Federal de Santa María. Otros 75 jóvenes están internados en estado crítico en hospitales de la ciudad y de la capital.

«Lamentamos y lloramos con Uds. la pérdida de sus queridos jóvenes que, en el vigor de su juventud, fueron sorprendidos por la fatalidad del accidente», dice el presidente del Colegio Episcopal de la Iglesia Metodista de Brasil, obispo Adonias Pereira do Lago. «Nuestra solidaridad en Jesús nos permite sentir el dolor que está en ustedes. Cuenten con nuestras oraciones y apoyo», agrego el obispo, también en nombre del Colegio Centenario, de Santa Maria.

El pastor presidente de la Iglesia Evangélica de Confesión Luterana en Brasil (IECLB), Nestor Paulo Friedrich, recordó, en mensaje de solidaridad a los familiares de las víctimas, el canto y oración Kyrie Eleison en los cultos, expresión bíblica que eleva a Dios el clamor de individuos y grupos de personas que pasan por situación de dolor insoportable.

«En cuanto comunidad cristiana, clamamos y preguntamos: Señor, ten compasión! Señor, por qué? Aun así, en medio del dolor y de las lágrimas, manifestamos nuestra palabra de solidaridad a las familias enlutadas y las alentamos a confiar en la presencia consoladora y fortalecedora del Dios Creador», expresó Friedrich.

El Obispo auxiliar (catolico) de Porto Alegre, don Jaime Spengler, destinó mensajes a los familiares de los jóvenes fallecidos: “Somos afligidos por sentimientos de dolor y tristeza. Dolor por la vida de tantos jóvenes; tristeza por las familias y amigos de esos jóvenes. Por qué? Réstanos en este instante el silencio respetuoso; e¡y, sobretodo, la oración solidaria”.

El incendio, según informaciones de la policía, comenzó alrededor de las 2h30 de la madrugada del domingo, 27, durante la presentación de la banda Gurizada Fandagueira, que utilizó señalizadores en el show pirotécnico que programara. El techo del lugar estaba forrado de espuma de aislamiento acústico, iniciando el fuego, que se expandió por el predio en minutos.

Universitarios de los cursos de Pedagogía, Agronomía, Medicina Veterinaria, Zootecnia y de dos cursos técnicos se habían reunido en ese boliche para una fiesta.

El cardenal arzobispo (catolico) de San Pablo, don Odilo Pedro Scherer, pidió al clero de su Arquidiócesis que celebren misas en intención de las víctimas del incendio.El prelado se solidarizó con los familiares de los jóvenes. Dijo que “la tristeza aumenta con la constatación de que la tragedia fue consecuencia de una serie de errores y omisiones, ciertamente evitables, si hubiesen sido observadas las normas de seguridad prescritas”.

A obispa metodista Marisa de Freitas Ferreira agregó, entre los motivos de oración, el clamor para que el poder público fiscalice locales de eventos y que los líderes políticos sean sensibles y utilicen de forma responsable y justa los recursos de los impuestos pagos por la población.

La presidenta de la República, Dilma Rousseff, anticipó la vuelta de Chile, donde participaba de la Cumbre de las Américas, y se dirigió a Santa María, donde visitó el hospital y el gimnasio donde las familias aguardaban los cuerpos de sus hijos e hijas queridas.

La tragedia de Santa María fue el segundo incendio ocurrido en Brasil con el mayor número de muertes. El mayor incendio en tierras brasileñas ocurrió el 17 de diciembre de 1961, cuando un trapecista disparó llamas contra la lona del Gran Circo Americano, donde trabajaba. Murieron 503 personas en Niterói, Río de Janeiro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *