Brahma : El Dios Hindú de la Creación

Desde tiempos inmemoriales Brahma es considerado el dios de la creación por la tradición hindú. (No hay que confundirlo con Brahmán que es el aspecto sutil y eternamente latente del universo, inmutable e incognoscible y cuyas principales manifestaciones son los dioses Brahma, Vishnu y Shiva).

Tiempo de lectura aproximado: 2´ 30´´

Como otros mitos, Brahma encarna las explicaciones sobre los orígenes del mundo y de los hombres, allí donde la memoria de los pueblos antiguos se pierde y se desvanece.
En los antiguos textos como el Dharma Shastra se relata que el universo estaba sumido en una completa oscuridad, indistinguible e incognoscible, sumergido en un estado de inconsciencia y oscuridad. De esa oscuridad e inconsciencia del universo el irresistible Señor (Brahmán), existente por sí mismo,  se manifestó  a sí mismo y creando este universo con los cinco elementos, disipó la oscuridad en la que se hallaba sumido.

El que está más allá de todo lo cognoscible , que es sutil, inconcebible e invisible expandió su brillo.
Algunas leyendas relatan que el Señor creó primero las aguas, depositando allí una semilla que luego se transformó en un huevo dorado del que luego nació él mismo manifestado como Brahma, y cuyos restos sirvieron para la creación  de los otros elementos del universo. Se dice que Brahma habitó este huevo durante mil años, saliéndo luego y comenzando su trabajo creador por medio de la meditación.
Otras leyendas cuentan que Brahma, dios de la creación, nació del ombligo de Vishnu (el dios de la preservación).

La representación tradicional de Brahma es una figura de color rojo de cuatro cabezas, aunque algunos relatos le atribuían cinco en sus orígenes.
Con cada una de estas cabezas Brahma recitaría uno de los cuatro Vedas (textos sagrados originarios). Otras versiones, relatan que cuando Brahma creó a su mujer de su propia sustancia, llamada Shatarupa, quedó tan enamorado con su gracia que no podía dejar de admirar su belleza. Shatarupa abrumada por su mirada, se movió hacia varios lados, desarrollando Brahma una nueva cabeza a cada lado para mirarle. Shiva (el dios de la destrucción) considerando que no estaba bien la obsesión de Brahma por Shatarupa, le cortó la quinta cabeza, y consideró que Brahma no era digno de adoración. De hecho, en la trilogía hindú (Brahma, Vishnu y Shiva),  Brahma es el menos adorado, y de quién menos templos se encuentran en la india.

En otros relatos, la quinta cabeza de Brahma, habiendo leído los cuatro Vedas, adquirió un esplendor y brillantez  tal, que nadie podía contemplarle ni mirarle causando dolor y sufrimiento a todo aqué que le contemplase. Esta cabeza brillante era el símbolo del orgullo de Brahma, quien deslumbrado por su propia creación había quedado sumido en la oscuridad espiritual debido a su vanidad. Shiva, se presentó a Brahma, y éste no le rindió reverencia, ya que creía que ningún dios se aproximaba a su altura y poder. Viendo esto Shiva dijo “Oh!, esta cabeza brilla con demasiado resplandor” por lo que la cortó con la uña de su pulgar izquierdo, con tanta facilidad como quién arranca un tallo de la tierra.

Brahma posee también cuatro brazos. En cada mano posee un objeto que representa una cualidad o un elemento. En una de ellas posee una cuchara utilizada en las ceremonias para ofrecer el sagrado ghee, en otra posee un kamandalu, o vasija que contiene agua, simbolizando el material con que Brahma inició su obra. La tercer mano posee un Mala, o collar utilizado en la recitación devocional. Por último en su cuarta mano es representado sosteniendo los Vedas o escrituras sagradas.

Otro de los nombres de Brahma es  Paramesthi: “el dios de los sacrificios” ya que como el primero de los dioses de la creación fue también el primero en realizar los sacrificios de la religión hindú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *