Borger: Para la Presidenta, D’Elia es “un personaje oscuro financiado por intereses extraños

Borger: Para la Presidenta, D’Elia es “un personaje oscuro financiado por intereses extraños”
24.07.2011 14:56 |

Ver más imágenes»
El titular de la AMIA, Guillermo Borger (foto), reveló en declaraciones periodísticas que le preguntó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner acerca del líder piquetero Luis D’Elia y ésta le manifestó que “es un personaje oscuro que seguramente está financiado por intereses extraños”, que no especificó.
De todos modos, “entiendo que está financiado directamente por Irán”, tal como “lo demostró con sus visitas a (ese país) y al hablar desde la ignorancia” al imputar a Israel y a individuos judíos de diversos delitos, incluido el propio ataque terrorista.
Por ello “nos cuesta entender que un personaje como D’Elía tenga algún aval desde la Nación, ya que es contradictorio”, agregó el líder comunitario.
“No tengo idea, no soy un analista político”, respondió ante la consulta de por qué conjeturaba que la Presidenta no lo desautorizaba públicamente a su aliado.
En la entrevista con el suplemento “Enfoques” del diario argentino La Nación, Borger explicó que su discurso en el acto por el 17º aniversario del atentado a la AMIA, el lunes pasado, fue “una llamada de atención lógica” al gobierno porque ya “no se puede decir ‘seguimos esperando, seguimos confiando’”, sino que “llegó el momento de decir basta”.
“Agradecemos la presencia de la Presidenta, pero ella debe mostrar voluntad política para que el Poder Judicial actúe y finalmente se haga justicia” en la causa por ese ataque terrorista, que asesinó a 85 personas e hirió a centenares.
Ante una pregunta acerca de la eventualidad de un tercer atentado, el titular de la AMIA advirtió que el hecho “que no tengamos justicia, no se determinen los acusados y no tengamos gente detenida es tierra fértil para cualquier cosa”.
“Estamos más atentos y más preparados [en la comunidad judía], pero ante un terreno fértil, no resuelto judicialmente, la posibilidad existe”, completó.
Sobre la investigación de la masacre, Borger recordó que “la última luz de esperanza la tuvimos hace dos años gracias a la Corte Suprema”, que anuló parcialmente el juicio oral que absolvió a todos los imputados de integrar la “conexión local” y ordenó que se vuelva a juzgar al último poseedor conocido de la camioneta Trafic empleada como coche-bomba, Carlos Telleldín.
“Hoy estamos, prácticamente, a foja cero”, se lamentó.
Respecto de la relación de la AMIA con el kirchnerismo, el líder comunitario explicó que “estamos con el gobierno de turno porque articulamos muchas cuestiones desde el área social”, pero aclaró que también “trabajamos con el gobierno de la Ciudad” y los de varias provincias.
“Articulamos acciones con la Nación porque saben que lo hacemos bien y entonces nos ayudamos mutuamente”, subrayó.
“Nuestra red de empleo está replicada a nivel nacional”, se ufanó el presidente de la AMIA, y destacó: “el 97% de quienes buscan trabajo en nuestros padrones no es gente de la colectividad”.
“No me duele que me digan kirchnerista, pero no es cierto”, aclaró, sino que “estoy en favor de quien trabaje con nuestra comunidad, de quien nos ayude, y éste es un gobierno con el que pudimos trabajar juntos en favor de la sociedad y que se hizo cargo de los reclamos para esclarecer el atentado”.
En otro fragmento de la entrevista, Borger afirmó que, en la Argentina, “la sociedad no es antisemita, (pero) sí hay pequeños grupos antisemitas recalcitrantes”.
“De hecho hemos tenido, y esto me llama la atención, en las elecciones de la Ciudad de Buenos Aires a un [Alejandro] Biondini que debe de tener sus amigos, su gente…”, señaló en referencia al líder neonazi que se presentó como candidato a jefe de gobierno porteño por el partido Alternativa Social y obtuvo 3.314 votos.
“Hay pequeños grupos, y son minúsculos, pero debemos estar atentos”, alertó este hijo de sobrevivientes de la Shoá/Holocausto.
El presidente de la AMIA también se refirió a la “tolerancia respecto de los judíos”: “No quiero que me toleren, quiero que me respeten, que sepan por qué soy así”, reclamó.
“Tolerar es como decir: ‘Tenés que aguantarme como soy’, y no quiero que nadie me aguante; no pido favores, no necesito que me paguen ni que me cobren esa factura”, señaló tajante.
“Soy un ser humano (y) merezco el respeto, no la tolerancia”, insistió Borger, quien puso a su familia como ejemplo: “Vivimos en esta sociedad que acompañamos y nos abrimos tanto en lo empresarial desde mi comercio como en mi vida junto a mis hijos, con estos parámetros de observancia, pero para nada nos inhabilita o nos hace ser menos modernos que el resto”.
Finalmente, el presidente de la AMIA admitió que le “duele mucho cuando se habla desde la ignorancia” y se lo acusa de “sectario”, ya que “no es cierto”.
“Nunca dije que voy a trabajar para los judíos genuinos”, como se publicó al comienzo de su gestión, ya que “todos los judíos son ciento por ciento genuinos”, concluyó.
__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *