Bombas de gas apestoso como armas del futuro

-Esto es lo que pretende experimentar el Departamento de Defensa de Estados Unidos con la creación de una nueva arma letal que esquive los límites legales impuestos por la Convención sobre Armas Químicas (CAQ) que prohíbe el uso de ciertos agentes químicos en la comunidad internacional. Se trata de una lista que incluye compuestos como gases lacrimógenos, que están prohibidos en situaciones de guerra.

Imagine ser golpeado por un olor tan apestoso que su memoria no recuerda haberlo olido antes. Se trata de un hedor nauseabundo que combina el «aroma» de aguas residuales con carne picada podrida. Es tan desagradable esta sensación que cualquiera que la experimente huiría sin dilaciones.

Esto es lo que pretende experimentar el Departamento de Defensa de Estados Unidos con la creación de una nueva arma letal que esquive los límites legales impuestos por la Convención sobre Armas Químicas (CAQ) que prohíbe el uso de ciertos agentes químicos en la comunidad internacional. Se trata de una lista que incluye compuestos como gases lacrimógenos, que están prohibidos en situaciones de guerra.

Sin embargo, el Departamento de Defensa de EE.UU. (DoD) cree que ha encontrado un resquicio legal que permite la fabricación de bombas fétidas extrapotentes para ampliar el arsenal militar de EE. UU., según publica la revista «New Scientist».

Por un lado, y de acuerdo con Kelly Hughes, portavoz del Departamento de Defensa no letal, la CAQ prohíbe algunos compuestos que activan el nervio trigémino, un nervio que tiene ramas motoras y sensitivas y que cuando se ve expuesto a sustancias extrañas bloquea los maxilares, el olfato, la vista y el gusto.

No obstante, esta bomba de gas que pretenden usar como arma letal en el futuro no afectaría al trigémino pero sí a la amígdala que cuando se activa provoca una reacción que conduce al cuerpo humano a huir del sitio en el que está.

Por otro lado, Julian Robinson, experto en armas químicas de la Universidad de Sussex en Brighton, Reino Unido, se muestra escéptico sobre la existencia de este vacío legal de la Convención sobre Armas Químicas a la que se acoge el Departamento de Defensa estadounidense para seguir investigando en esta bomba.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), país que no forma parte del CAQ, ya utiliza un gas desagradable al olfato llamado Skunk (mofeta). El ejércuto israelí suele pulverizarlo en el aire a través de un cañon de agua para dispersar a la multitud en territorio palestino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *