BOLIVIA-PARQUE NACIONAL NOEL KEMPP MERCADO

Llamado en honor a un pionero del movimiento conservacionista en Bolivia, el Parque Nacional Noel Kempff Mercado se halla donde la selva amazónica húmeda encuentra los bosques secos Chiquitanos. Sabanas inundadas estacionalmente, bosques, malezas espinosas, ríos, pantanos, mesetas, lagunas y bahías de agua negra también cubren esta vasta área.

Con una gran diversidad de hábitats y características geológicas impactantes tales como la Planicie de Huanchaca y las asombrosas cascadas de Arco Iris y Ahlfeld, el parque de 1.6 millones de hectáreas es un sorprendente mundo a ser descubierto.

Ubicación
El Parque Nacional Noel Kempff Mercado se encuentra en el noreste de Bolivia, junto a la frontera con el Brasil, y sus límites están determinados mayormente por ríos. El parque es uno de los más grandes e intactos parques en la cuenca del Amazonas y está ubicado en la zona de transición entre el bosque seco Chiquitano en el sur y la húmeda selva Amazónica en el norte, en el margen sur de la gran cuenca Amazónica.

Animales
Alrededor de 100 de las estimadas 1.000 nutrias gigantes de río viven en las vías acuáticas del Noel Kempff. Además de nutrias, otras criaturas de río que habitan el área son los capibaras, delfines rosados de río, y caimanes negros y espectaculares.

Noel Kempff tiene 139 especies mamíferas, 74 especies reptiles, 62 especies anfibias, y 254 especies de peces. Entre las especies mamíferas incluyen la anta (Tapirus terrestris), venado (Mazama americana), puma (Felis concolor), jaguar (Pantera onca), borochi (Chrysocyon brachyurus) y marimono (Ateles belzebuth). 20 tipos de loros y aves raras sobresalientes como el águila arpía (Harpia harpja) o el piyo (Rhea americana) se encuentran entre las 620 especies de aves del parque.

Plantas
Noel Kempff es una mezcla de selva amazónica húmeda, pastizales secos Cerrado, bosques y maleza espinosa. Orquídeas, bromelias y palmas se encuentran entre las 4.000 especies de plantas del parque. Mara (Swietenia macrophylla), cedro (Cedrela odorata) y árboles de goma (Hevea brasilensis) también crecen aquí.

Porqué TNC trabaja aquí
La región, relatada por el legendario explorador británico Coronel Percy Fawcett durante su expedición de 1910 para demarcar las fronteras nacionales para el Gobierno Boliviano y el pretendido paraíso descrito por Sir Arthur Conan Doyle en su novela de 1912 “El Mundo Perdido,” está bajo presión de intereses de madereros y ganaderos. Otros riesgos incluyen la sobre pesca y la explotación de las tortugas de río y sus huevos. Estos riesgos han alertado a conservacionistas, comunidades locales, agencias gubernamentales y corporaciones a forjar una sociedad única para proteger un área natural única en su género.

Qué está haciendo TNC
Mantener árboles de pie en Bolivia no solo provee hábitat para animales y beneficios a la población local, como la protección a las inundaciones, sino que también sirve para regular el clima mundial. Cuando se limpian o degradan, los bosques sueltan dióxido de carbono (CO2), uno de los gases de efecto invernadero que comprobadamente causan el cambio del clima. La deforestación por medio de corte o quema es responsable de casi un 20% de la emisión de gases efecto invernadero. Previniendo la deforestación y regenerando los bosques nativos se reduce el CO2 en la atmósfera y protege la diversidad biológica.

A finales de 1996, el Gobierno Boliviano, TNC, la ONG boliviana Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN) y tres compañías de energía comenzaron el Proyecto de Acción Climática Noel Kempff. El proyecto utilizó $1.6 millones de sus $9.6 millones fondos iniciales para terminar los derechos madereros en más de 800,000 de hectáreas de tierras fiscales. Con la incorporación de esta tierra al parque, Noel Kempff Mercado creció de 750.633 hectáreas a 1.6 millones de hectáreas.

El Proyecto de Acción Climática Noel Kempff, el esfuerzo más grande de su tipo, espera evitar o mitigar la emisión de hasta 5.8 millones de toneladas de CO2 en la atmósfera durante 30 años por medio de la prevención de la explotación maderera y la conversión agrícola de la tierra y promoviendo la compensación de carbón. El Gobierno de Bolivia, American Electric Power, BP y PacifiCorp han acordado apoyar esta iniciativa e invertir en el proyecto junto con TNC y FAN.

El proyecto ha sido diseñado para simultáneamente combatir el cambio de clima, conservar la biodiversidad y traer beneficios de desarrollo sostenible a las comunidades locales por medio de:

el monitoreo, la verificación y comercialización de compensaciones de carbono resultantes del proyecto.
un programa de ayuda comunitaria que coopere en el desarrollo de manejo sostenible y uso de recursos naturales.
protección al parque que procure la conservación de los bosques y que prevenga la deforestación.

Beneficios del proyecto
Reducción de emisiones de gases efecto invernadero: Al cabo de 30 años, se espera evitar la liberación de 5,8 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2).
Entre los años 1997 y 2005 el proyecto ha evitado la liberación de 1.034.107 toneladas de CO2.
Beneficios para la conservación: Preserva un ecosistema de bosque de gran diversidad y riqueza.
La reducción de CO2 debido al proyecto no podría ser posible sin el apoyo de las comunidades y pueblos indígenas. Ellos contribuyen con sus valiosos conocimientos del bosque para orientar las actividades del proyecto. Como es un proyecto pionero en la región, sus lecciones aprendidas serán diseminadas.

Beneficios para las comunidades:
Ayuda a las comunidades locales en sus esfuerzos por adquirir un estatus legal como pueblos indígenas y asegurar la tenencia de 360.000 hectáreas de su tierra.
Contribuye al mejoramiento de servicios de salud, refacción de postas sanitarias, pozos de captación de agua, equipamiento, dotación de medicamentos y otros. En educación, mediante la refacción de escuelas, ítems de maestros, provisión de material didáctico, construcción y mejoramiento de vías camineras.
Incentiva la participación de miembros de las comunidades en el comité de gestión del parque.
Ayuda en la creación de oportunidades laborales para miembros de las comunidades como guardaparques y técnicos en el monitoreo de carbono.
Incentiva un programa de forestaría comunitaria a través de prácticas sostenibles de los recursos naturales.
Establece programas de capacitación para ayudar a las comunidades a desarrollar iniciativas económicas alternativas y sostenibles (como ecoturismo) para conservar los bosques.
Apoya al gobierno boliviano a la gestión del parque a través de la provisión de fondos para patrullajes, compra de equipos, construcción de infraestructura y capacitación de guardaparques.
En 2005 el proyecto se convirtió en el primer proyecto forestal de reducción de emisiones del mundo que estaba siendo verificado por terceros con base en estándares internacionales.

Lea un artículo en Los Tiempos sobre Bolivia y los mercados de carbono (junio de 2009).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *