BIOPSIA TESTICULAR

Es una pequeña intervención quirúrgica de unos quince minutos de duración que se realiza bajo anestesia local y sin necesidad de ingreso en el hospital.

¿Cómo se realiza?

Se realiza a través de una incisión de apenas un centímetro en la raíz de las bolsas del testículo. Se extrae generalmente una pequeña muestra del tejido testicular y posteriormente se sutura con puntos reabsorbibles que se caen solos sin precisar ser extraídos. Dependiendo del caso, la biopsia puede ser de un solo testículo o de ambos.

¿Para qué se hace una biopsia testicular?

En la mayoría de ocasiones la finalidad es diagnóstica. Se realiza fundamentalmente en determinados casos de esterilidad masculina, para hacer un estudio de meiosis cuando se sospecha que la causa de la esterilidad es de origen genético o para valorar la función del testículo en cuanto a la producción de espermatozoides.

En los casos de aneyaculación (ausencia de eyaculación) o de azoospermia (ausencia de espermatozoides en el eyaculado), la biopsia testicular se realiza como tratamiento con el fin de obtener espermatozoides para ser utilizados en técnicas de FIV-ICSI.

¿Qué complicaciones puede tener?

Habitualmente no se producen complicaciones. En algunos casos puedan presentarse pequeñas molestias en las horas siguientes a la intervención que ceden con la aplicación local de hielo y la administración de analgésicos y antiinflamatorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *