BENITO MUSSOLINI 1883-1945

Llamado «El Duce», nacido en 1883 en la Romagna, militante socialista primero, dejó la carrera de maestro de escuela que iba muy mal a su temperamento, para huir al extranjero. Se hizo periodista, trabajó especialmente en Treno, en territorio austríaco y después al frente de Avanti, el gran periódico socialista. Hizo la guerra y fue herido. Asiduo lector de libros y de artículos, se convirtió en un fanático nacionalista. Fundó el primer fascio de Milán. Crea un partido fascita en Mayo de 1921. Además poseía las características físicas e intelectuales propias de un gran orador, con lo cual seducía a miles de s eres que le escuchaban.

En 1922 escaló el puesto de primer ministro de Italia. Se jactaba de que haría del país una nación poderosa, próspera y comercial. Su habilidad oratoria fue del agrado de sus compatriotas. Sin embargo, los 21 años de su gobierno dejaron arruinada a su patria.

Tras los años que siguieron a la terminación de la Primera Guerra Mundial, las condiciones que prevalecían en Italia eran pésimas. Mucha gente carecía de trabajo y las huelgas se sucedían en todo el país. El gobierno era demasiado débil para poner fin al malestar. Aprovechando esta confusión, Mussolini formó el partido político llamado los fascistas, a los que solía llamar también «camisas negras». Los fascistas ayudaron a romper huelgas. Iban armados y asesinaron a muchos líderes de los partidos contrarios. Mussolini renunció por completo a sus ideas socialistas en 1922, y juró apoyar al rey, con lo que se ganó las simpatías de muchos jefes militares e industriales.

Cuando se desencadenó la Segunda Guerra Mundial permaneció al margen hasta que los ejécitos franceses se derrumbaron. Entoces decidió participar en la contienda al lado de Hitler de quien vino a ser casi lacayo. Para el 25 de Julio de 1943 había perdido Italia todas sus colonias en Africa, así como Sicilia.

Renunció Mussolini la jefatura del gobierno el 25 de julio de 1943. El mariscal Pedro Badoglio, su sucesor, lo puso preso, pero fue rescatado por tropas alemanas. Hitler confirió a Mussolini la jefatura de la parte de Italia todavía en poder de Alemania. Cunado se avecinaba el fin de la guerra en Europa, en abril de 1945, patriotas italianos lo aprehendieron en las afueras del pueblo italiano de Dongo, y después de un somero «juicio», lo ejecutaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *