Bendición de un lugar para el entierro de niños no nacidos

Las Chacritas (San Juan) (AICA): El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Alfonso Delgado, bendijo un espacio para la inhumación de personas fallecidas antes de nacer en el cementerio parque El Palmar (Ruta 20, kilómetro 7, Las Chacritas), del departamento de 9 de Julio, donde aseguró que al inaugurar este lugar “estamos realizando un acto de profunda humanidad”. El prelado se permitió aconsejar a las madres y los padres de estos niños y a sus familiares que “se animen a visitar este lugar, a darles un nombre a esos hijos, a quererlos, a encomendarse a Dios a través de ellos, que ya gozan de la cercanía de Dios y de la plenitud del amor”. “El Dios de todos los hombres bendiga este lugar santo, que nos habla de la vida, de la dignidad de todo ser humano, de amor, de perdón, de fe, de conversión y de vida eterna”, concluyó.
El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Alfonso Delgado, bendijo un espacio para la inhumación de personas fallecidas antes de nacer en el cementerio parque El Palmar (Ruta 20, kilómetro 7, Las Chacritas), donde aseguró que al inaugurar este lugar “estamos realizando un acto de profunda humanidad”.“Se trata de los niños fallecidos antes de nacer, independientemente del motivo de su deceso”, destacó. “Ellos son seres humanos, tan humanos como cada uno de nosotros, cuyos restos mortales merecen el mismo trato que desearíamos para nosotros, en sintonía con la más plena dignidad humana”.

Tras felicitar a las autoridades del Departamento Nueve de Julio por haber cedido un espacio en el cementerio local, sostuvo que “este lugar es un ámbito donde se dignifica vida humana, aunque sólo se encuentren los restos mortales de esas vidas”.

“Nos recuerdan que la vida del hombre tiene un destino inmortal, que Dios quiere que sea inmensamente feliz, aunque deja en nuestras manos la libertad para aceptar esa felicidad o rechazarla”, dijo.

Monseñor Delgado se permitió aconsejar a las madres y los padres de estos niños y a sus familiares que “se animen a visitar este lugar, a darles un nombre a esos hijos, a quererlos, a encomendarse a Dios a través de ellos, que ya gozan de la cercanía de Dios y de la plenitud del amor”.

“El Dios de todos los hombres bendiga este lugar santo, que nos habla de la vida, de la dignidad de todo ser humano, de amor, de perdón, de fe, de conversión y de vida eterna”, concluyó.

Desde hace un año, la organización Compromiso por la Familia y la Niñez viene trabajando en un proyecto que busca «darle un rostro humano al feto que se ha abortado».

El intendente de 9 de Julio, Walberto Allende, que donó un área parquizada de 900 metros cuadrados, explicó que llevará el nombre de «Jardín de los ausentes» y será para no natos por aborto o por pérdida del embarazo de su madre por algún problema de salud. También colaboró en el proyecto su hermano, Héctor Allende, dirigente de la Acción Católica de San Juan e integrante de la Comisión de Justicia y Paz de la arquidiócesis.

El jefe comunal dijo que en esa parcela se colocó una escultura de la Virgen María y estimó que en un primer momento podrán descansar allí más de 2.000 pequeños.+ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *