BELICE-CORREDOR MARINO DE LA MONTAÑA MAYA

El Corredor Marino de la Montaña Maya (MMMC) en el sur de Belice alberga una de las colecciones de biodiversidad más ricas del mundo. En un paisaje de 336,000 hectáreas de áreas protegidas que une la cima de las Montañas Maya con el Arrecife Mesoamericano, MMMC alberga a más de 220 especies de árboles y 350 especies de aves.

Esta constelación de áreas protegidas abarca áreas naturales espectaculares, como:

selvas tropicales

sabanas de pinos

humedales costeros

arrecifes de coral

humedales costeros

cayos de mar profundo
Ubicación
Extendiéndose desde el suroeste de las Montañas Maya de Belice hacia el este, hasta el Mar Caribe, el corredor está compuesto por un conjunto de áreas protegidas, incluida la Reserva Natural Bladen, la Reserva Forestal de la Montaña Maya, el Parque Nacional Payne’s Creek, la Reserva Marina Puerto de Honduras y la Reserva Marina Sapodilla Cayes.

Animales
El MMMC alberga un deslumbrante conjunto de flora y fauna, como:

jaguares
cocodrilos
manatíes antillanos
langostas
conchas
guacamayas rojas
loros
Plantas
Una amplia variedad de plantas también se albergan en el MMMC, tales como orquídeas, caoba, pinos y manglares.

Por qué TNC trabaja aquí
En el MMC, the Conservancy se centra en todo el paisaje, desde las cimas de las Montañas Maya hasta el Arrecife Mesoamericano. Como un ecosistema conectado, podemos ayudar a proteger ambientes marinos en peligro de extinción al evitar el escurrimiento agrícola que se origina en las montañas y llega hasta el mar a través de ríos y arroyos.

¿Qué hace TNC?
TNC está trabajando con el socio local Instituto Toledo para el Desarrollo y el Medio Ambiente (TIDE – en inglés) en los siguientes proyectos:

Colaborar en la administración de la Reserva Marina de Puerto Honduras, cuyas selvas costeras, ríos y cayos de corales albergan a manatíes, langostas, conchas, una cantidad de peces comerciales, loros, orquídeas y caoba (todos propensos a la caza o recolección furtiva ilegal). Desde que los guardabosques de TIDE comenzaron a patrullar el área explotada, la matanza de manatíes se ha reducido considerablemente, una importante victoria, debido a que Belice alberga la segunda población más grande del mundo de estas especies con menos de 300 animales.

La compra de 1,700 hectáreas de selva tropical a lo largo del Río Grande, gracias al Capítulo de Ohio de TNC, que comparte más de 50 especies de aves migratorias con Belice.
Evaluar y controlar el agua dulce, uno de los principales conectores entre las cimas de las Montañas Maya y el arrecife costero.

Introducir fuentes de ingresos alternativas en Belice del Sur, como la pesca con mosca artificial en agua salada y la guía ecoturística, para pescadores que en algún momento pescaban excesivamente en las aguas locales. También se capacitó a los pescadores como guardabosques para patrullar las áreas protegidas y brindar educación ambiental a comunidades vecinas.

Organizar un programa de intercambio de redes para comprar redes de pescadores en Belice del Sur que aún las utilizan para peces y langosta, y capacitarlos para capturar sólo especies ligadas al mercado a un índice sustentable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *