BELICE-ARRECIFE MESOAMERICANO

En el Arrecife Mesoamericano de 965 kilómetros de largo, las personas están interconectadas con los hábitats marinos y costeros del área. Las aguas azules y playas arenosas de su línea costera están salpicadas de pueblos pesqueros, y su pintoresca belleza atrae a miles de visitantes cada año a los centros turísticos de Cancún y Belice.

Más de 500 especies de especies marinas que incluyen grandes poblaciones de tiburones ballena viven en las aguas del arrecife. Miles de pescadores artesanales (a pequeña escala) dependen de las poblaciones saludables de mero, pargo, caracol y langosta como medio de vida. Los pescadores deportivos también se agrupan en el área en busca del preciado macabí, tarpón y palometa.

Más de 60 especies de corales forman el arrecife entre las que se encuentran los corales negro, cuerno de alce y cerebro. También está bordeado por manglares y lechos de pasto marino, que juntos forman los suelos de alimentación para diversas especies incluidas las tortugas marinas, los tiburones y los delfines.

Por lo tanto, los ecosistemas saludables aquí son la base de la economía local y de la industria turística generadora de de muchos millones de dólares en la región.

Pero esta área está amenazada por la pesca excesiva, la contaminación proveniente de asentamientos humanos y la agricultura, la sedimentación, prácticas turísticas inadecuadas y cambios en el uso del suelo a lo largo de la costa. El cambio climático está causando temperaturas del agua más altas, aumento en el nivel del mar, fuertes tormentas y cambios en el ph del agua marina, lo cual está presionando los sistemas naturales hasta sus límites.

Asegurarse de que los hábitats costeros del arrecife permanezcan intactos puede ayudar a estabilizar playas y reducir la vulnerabilidad producida por estas amenazas. Por lo tanto, conservar los ecosistemas marinos y enfrentar los impactos del cambio climático en las comunidades locales se han vuelto irrefutablemente el mismo objetivo.

¿Qué hace TNC?
Para ayudar a garantizar que el arrecife continúe brindando alimento y protección a las personas, las plantas y los animales que dependen de él para sobrevivir, TNC está trabajando en el tramo beliceño del Arrecife Mesoamericano para lo siguiente:

Realizar una red de áreas de conservación, con un enfoque especial en el aporte de una mayor administración de recursos a Belice Central, que incluya Turneffe y el Atolón del Arrecife Faro.

Establecer una red de zonas de no pescar para lograr la repoblación y reproducción de peces (especialmente en áreas donde se reúnen enormes concentraciones de peces para desovar) en todo Belice.

Establecer nuevos sistemas de administración de pesca en Belice Central que pueden ayudar a las poblaciones de peces a recuperarse mientras se permite que los pescadores artesanales recolecten estos recursos de manera sustentable.

Probar tecnología de vigilancia mejorada y desarrollar la capacidad de los organismos locales para patrullar zonas protegidas en Belice del Sur.

Desarrollar incentivos, reglamentos y mecanismos de zonificación del uso del suelo para tratar el desarrollo costero mediante la colaboración con gobiernos a fin de implementar el Plan de Administración de Zonas Costeras de Belice.

Crear mecanismos de financiamiento permanente que cubran los costos administrativos básicos para áreas de conservación y aprovechen nuevos recursos de financiamiento mundiales que respalden la adaptación al cambio climático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *