Bartolomé I: “la paz es una cuestión de elección

Bartolomé I: “la paz es una cuestión de elección”

En una encíclica que será leída, el domingo 22 de mayo, en todas las parroquias de la Iglesia Ortodoxa Griega, en todo el mundo, Su Santidad Bartolomé I, Arzobispo de Constantinopla – Nueva Roma y Patriarca Ecuménico, recibe “con gran alegría” la iniciativa del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) de realizar una Convocatoria Ecuménica Internacional por la Paz (CEIP) en Kingston – Jamaica, del 17 al 25 de mayo de 2011.

El Patriarca acoge la CEIP como “conclusión adecuada” del “Decenio para Superar la Violencia” interreligioso mundial y como una oportunidad para estimular y hacer posible la aparición de nuevos esfuerzos y redes para la paz. Su carta responde a una invitación del CMI a todas las iglesias miembros para que el 22 de mayo de 2011 celebren el Domingo por la Paz.

Se espera que la CEIP atraiga a unos mil participantes de todas las regiones del mundo. Su tema es “Gloria a Dios y paz en la tierra” y cuenta con actividades organizadas en torno a cuatro subtemas: la paz en la comunidad, la paz con la tierra, la paz en el mercado y la paz entre los pueblos.

“La justicia y la paz son temas centrales en las Escrituras”, escribe el Patriarca en su encíclica, a lo que añade que “la paz siempre -y en última instancia- comienza en el corazón”. Pero la paz verdadera no permanecerá recluida ahí, porque “esta paz interior debe manifestarse en todos los aspectos de nuestra vida y nuestro mundo”.

La encíclica presenta una confesión de los pecados en nombre de la humanidad contemporánea: “Muchos de nuestros esfuerzos por la paz son inútiles porque no estamos dispuestos a renunciar a la manera establecida de derrochar y desear. Nos negamos a renunciar al consumismo derrochador y al nacionalismo orgulloso. En el establecimiento de la paz es fundamental que nos percatemos del impacto de nuestras prácticas sobre otras personas (en especial, los pobres) y sobre el medio ambiente. Precisamente por eso no puede haber paz sin justicia”.

Recordando que Jesús llamó “bienaventurados” a los pacificadores (Mateo 5:9), el Patriarca Bartolomé, añade que “el establecimiento de la paz es una cuestión de elección individual e institucional. Está en nuestras manos aumentar el daño causado a nuestro mundo o contribuir a su sanación. Una vez más, es una cuestión de elección”.

El Patriarcado Ecuménico de Constantinopla fue uno de los miembros fundadores del CMI en 1948.

__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *