Babesiosis

¿Qué es la babesiosis?

La babesiosis es una infección poco frecuente de la sangre provocada por un parásito que vive en algunas garrapatas. Por lo general, las garrapatas del ciervo portan el parásito que provoca esta enfermedad.

Las infecciones de babesiosis son más comunes en los animales que en los seres humanos, pero se han informado casos en partes de los Estados Unidos. La babesiosis se ha informado, la mayoría de las veces, en las áreas del noreste y la región central superior del país, en especial, a lo largo de las costas.

¿Cuáles son los síntomas de la babesiosis?

Algunas personas que tienen babesiosis podrían no tener síntomas. Cuando se producen los síntomas, a menudo, son similares a los síntomas de la gripe e incluyen:

  • Fiebre (tan alta como 104 °F).
  • Escalofríos.
  • Sudoración.
  • Debilidad.
  • Fatiga.
  • Dolores articulares y musculares.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolor de cabeza.

Sin embargo, a veces, la enfermedad puede tornarse grave rápidamente e, incluso, puede provocar la muerte, en especial, en personas a las que se les ha extraído el bazo, personas mayores, personas que tienen una enfermedad del hígado, personas que tienen una enfermedad de los riñones o personas que tienen sistemas inmunitarios débiles (debido a afecciones como el virus de inmunodeficiencia humana [VIH], el síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA] y el cáncer). La babesiosis puede afectar a personas de todas las edades, pero la mayoría de las personas que la desarrollan tienen entre 40 y 60 años.

¿Quiénes tienen babesiosis?

Las personas que pasan tiempo en áreas donde las garrapatas son comunes (ya sea por trabajo o por actividades recreativas) tienen un riesgo más alto de desarrollar enfermedades transmitidas por las garrapatas. Por lo general, las garrapatas esperan cerca de la parte superior de los pastizales y arbustos bajos a que personas o animales rocen aquella parte. A menudo, las garrapatas se trepan por la ropa o los cuerpos de las personas durante varias horas o más antes de adherirse a la piel.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *