Ayudó a pensar la sociedad de América latina

POR GABRIEL KESSLER

 

Robert Castel nos ayudó a pensar las transformaciones de las sociedades latinoamericanas desde los años 90. Su idea de desafiliación, la fragilidad simultánea de la inserción laboral y relacional, así como la de supernumerarios, esa categoría de expulsados del mundo del trabajo y sus confines, si bien acuñadas para los países centrales, fueron discutidas y moldeadas hasta caracterizar las mutaciones producidas por las reformas neoliberales en América Latina.

Ya en los últimos años, encontramos ecos locales a su preocupación por la multiplicación de la idea de riesgos y por la manera en que inseguridad social e inseguridad urbana se iban superponiendo en la opinión pública y en las políticas. Sus trabajos iniciales sobre la gestión de los riesgos, en un principio en diálogo con la psiquiatría, recobraron en esta última etapa un cariz renovado. Frente a quienes sostuvieron equivocadamente el fin del trabajo, sostuvo su centralidad en la vida social. Fue particularmente sensible a los retos que la nueva cuestión social imponía a las democracias y supo poner en diálogo fecundo a la Sociología con la Historia y la Filosofía. Fue además de un gran sociólogo, un profundo humanista, un ser humano calmo y afectuoso, comprometido con los problemas de su tiempo. Hemos aprendido mucho de él y lo extrañaremos.

*Doctor en Sociología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *