Avanza la causa contra el mayordomo del Papa

CIUDAD DEL VATICANO.- El mayordomo del papa Benedicto XVI, el italiano Paolo Gabriele, continúa bajo arresto por un supuesto delito de «robo agravado» de documentos reservados de la Santa Sede mientras prosigue la fase de instrucción del caso, informó ayer el Vaticano en un comunicado.

En la nota, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, confirma la identidad del detenido en las pesquisas realizadas por la Gendarmería del Vaticano para esclarecer las filtraciones a los medios de documentos reservados vaticanos enviados a Benedicto XVI y a su secretario, Georg Ganswein.

Lombardi explica que ya se ha concluido una primera fase de «instrucción sumarial» bajo la dirección del promotor de Justicia del Vaticano (fiscal), Nicola Picardi, y que ha comenzado la fase de «instrucción formal» del juez instructor, Piero Antonio Bonnet.

«El imputado ha nombrado dos abogados de su confianza, dispuestos para actuar ante el Tribunal vaticano y ha tenido la posibilidad de reunirse con ellos. Ellos podrán asistirlo en las próximas fases del procedimiento. Gabriele goza de todas las garantías jurídicas previstas por los códigos penales y de procedimiento penal en vigor en el Estado de la Ciudad del Vaticano», explica Lombardi.

«La fase de instrucción continuará hasta que no se haya conseguido un cuadro adecuado de la situación objeto de investigación, tras lo que el juez instructor procederá a la absolución o al envío a juicio», concluye.

ESTUPOR Y DOLOR

En declaraciones a los periodistas, Lombardi expresó ayer el sentimiento de «estupor y dolor» que existe en la Santa Sede por la detención de Gabriele y precisó que la jurisdicción del caso es enteramente vaticana, pues la vivienda del mayordomo donde se encontraron los documentos está dentro del pequeño estado.

«En el Vaticano todos lo conocen. Ciertamente hay estupor y dolor y gran afecto hacia su familia, que es muy querida. El deseo a la familia es que pueda superar esta prueba», dijo el portavoz vaticano, quien advirtió de que no hay que pensar en cerrar este caso en poco tiempo y precisó que la acusación por ahora es solo la de «robo agravado».

La declaración de Lombardi llega después de que el viernes el Vaticano informara de la detención de una persona, identificada luego como mayordomo de Benedicto XVI (sin dar su nombre), después de que la Gendarmería encontrara documentos reservados en la casa en la que vive con su mujer y tres hijos.

La detención de Gabriele, romano de 46 años que trabaja en el departamento papal desde 2006, ha dejado a Benedicto XVI «muy entristecido y afectado», según informaron fuentes vaticanas.

El Papa tuvo hoy su primer acto público tras conocerse la noticia, en el que citó a Jesucristo: «Quien escucha estas palabras mías y las pone en práctica, será parecido a un hombre sabio, que ha construido su casa sobre la roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se precipitaron sobre esa casa, pero esta no cayó, porque estaba construida sobre la roca», dijo.

En un principio se había apuntado a la posibilidad de que el mayordomo fuera acusado de violación de la correspondencia de un jefe de Estado, como es el papa, delito penado con hasta 30 años de cárcel, acusación que, por el momento, no ha sido formulada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *