Aumento en la asimetría del balanceo del brazo apunta a la enfermedad de Parkinson

Un nuevo estudio sugiere que se podrían usar acelerómetros económicos para detectar a las personas que sufren de enfermedad de Parkinson (EP), que balancean sus brazos asimétricamente cuando caminan.

Investigadores en la Universidad Estatal de Pensilvania (Hershey, EUA) midieron las aceleraciones de los antebrazos en ocho pacientes con EP inicial y ocho controles que realizaron ensayos de caminata durante ocho minutos. Se compararon, en los pacientes con EP y los controles, la asimetría del balanceo del brazo (ASA), la correlación cruzada máxima (MXC) y la fase relativa instantánea (IRP), del balanceo bilateral de los brazos. Posteriormente se calcularon las correlaciones entre las mediciones del balanceo del brazo (ASA y MXC) y los puntajes según la Escala de Puntaje Unificada de EP (UPDRS).

Los resultados mostraron una asimetría de aceleración, correlación cruzada inferior entre los brazos, menor, y sincronización reducida, en los brazos, significativamente mayores en los pacientes con EP precoz, que demostraron ASA significativamente mayor y menor MCX, que los controles. La distribución de probabilidad IRP para la EP era significativamente diferente de los controles con una desviación estándar angular de 67,2° para la EP y 50,6° para los controles. Entre los individuos con EP, la ASA se correlacionaba significativamente con el puntaje UPDRS para las extremidades, mientras que el MXC se correlacionaba significativamente con el subpuntaje de temblores de las extremidades. Según los investigadores, la correlación cruzada inferior y la sincronización reducida, sugieren que los movimientos del brazo en los pacientes, con EP, están mal coordinados. El estudio fue publicado en la edición de diciembre 2011, de la revista Gait & Posture.

Encontramos que no solamente las personas muestran una reducción del balanceo de los brazos, sino que también muestran asimetría en el balanceo de los brazos y estos balanceos asimétricos de los brazos pueden ser detectados tempranamente en la progresión de la enfermedad”, dijo el autor principal, el profesor asociado de quinesiología, Stephen Piazza, PhD. Medir la asimetría del balanceo del brazo y la coordinación con nuestra método puede ser la forma más efectiva de detectar la enfermedad de Parkinson al inicio de las vidas de los pacientes, cuando todavía es posible tratar los síntomas de la enfermedad y mejorar la longevidad.

El diagnóstico temprano de los pacientes, con Parkinson, también se puede hacer con una prueba de olfato, puesto que las personas con la enfermedad pierden su capacidad de diferenciar olores; sin embargo, la prueba de olfato no es concluyente, puesto que otras aflicciones, diferentes de la EP, también pueden afectar la capacidad de olfatear. Los investigadores planean investigar aún más, si las evaluaciones del balanceo del brazo, junto con la prueba de olfato podrían mejorar el diagnóstico temprano, aún más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *