ASTRONOMÍA —— El telescopio Hubble apuntará a la Luna




En la próxima noche del 5 al 6 de junio, el telescopio espacial Hubble dirigirá varios de sus instrumentos hacia la Luna. El objetivo consistirá en emplear el satélite a modo de espejo para estudiar el tránsito de Venus, que esa noche pasará por delante del Sol. Cuando eso ocurra, una ínfima fracción de la luz emitida por el Sol atravesará la atmósfera venusiana y se reflejará en la Luna. El telescopio espacial intentará determinar si, a partir de ese débil reflejo, es capaz de distinguir características espectrales que delaten la composición química de la atmósfera del planeta.

Aunque la composición de la atmósfera de Venus ya se conoce desde hace tiempo, el experimento persigue afinar la técnica de medida para aplicarla al estudio de exoplanetas lejanos cuando estos transiten por delante de sus respectivas estrellas. En principio, y si se demuestra que es posible analizar de manera fiable cantidades tan ínfimas de luz, mediciones similares deberían aportar información sobre la composición de las atmósferas de otros planetas similares a la Tierra. En particular, los astrónomos esperan determinar de esta manera si existen en otros planetas los compuestos químicos que uno esperaría hallar en un planeta con vida. Debido a su masa y tamaño, muy similares a los terrestres, Venus constituye un conejillo de indias ideal para el experimento.

El pasado 1 de marzo se publicaron en Nature los resultados de otro estudio similar. En aquella ocasión, fue un telescopio terrestre, el Very Large Telescope, del Observatorio Europeo Austral, en Chile, el que apuntó a la Luna para observar el reflejo de nuestro propio planeta. El análisis del espectro y la polarización de la luz reflejada mostró señales muy claras de que nuestra atmósfera contiene elementos como oxígeno molecular y metano, en proporciones muy alejadas del equilibrio químico.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *