Asocian ingesta de grasa con calidad de los espermatozoides

HONGOS

Un nuevo estudio ha encontrado que los hombres que consumen grandes cantidades de grasa dietética tienen una producción y concentración significativamente menor de espermatozoides que los hombres con ingesta menor de grasa.

Investigadores en el Centro Médico Dartmouth-Hitchcock (Lebanon, NH, EUA), la Facultad de Salud Pública de Harvard (Boston, MA, EUA) y otras instituciones, realizaron un ensayo clínico en 99 hombres (edad media 36 años, 89% caucásicos, 71% con sobrepeso u obesos) para examinar la relación entre las grasas en la dieta y los parámetros de calidad del semen. Los datos de calidad del semen fueron analizados para todos los parámetros y se midieron los niveles de ácidos grasos en los espermatozoides y el plasma seminal, usando cromatografía de gases en un subgrupo de 23 hombres. La dieta fue evaluada usando un cuestionario de frecuencia alimenticia (CFA). Los hombres fueron divididos por terciles de ingesta de grasa (26%, 32% y 37% de la ingesta calórica diaria) con valores correspondientes para grasa saturada de 8%, 10% y 13%.

Los resultados mostraron que un aumento del 5% de la ingesta de grasas en la dieta, se asoció con una disminución del 18% en el recuento de espermatozoides. La asociación parecía ser impulsada por la grasa saturada, ya que un aumento de 5% en calorías en grasas saturadas a expensas de las calorías de los carbohidratos, se asoció con una reducción mayor del 38% en el recuento de espermatozoides. Tras ajustar para una variedad de factores de estilo de vida, los hombres en el tercil superior de consumo de grasas saturadas, tenían una concentración de espermatozoides 41% menor, en comparación con los hombres en los dos terciles inferiores. El aumento del consumo de ácidos grasos omega-3 tuvo una asociación significativa con una mejor morfología de los espermatozoides. El estudio fue publicado el 13 de marzo de 2012, en la revista Human Reproduction.

“El consumo elevado de grasas saturadas se relaciona negativamente con la concentración de espermatozoides, mientras que una mayor ingesta de grasas omega-3 tiene una relación positiva con la morfología de los espermatozoides”, concluyeron la autora principal, Jill Attaman, MD, del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock, y sus colegas. “Dadas las limitaciones de este estudio, en particular, el hecho de que se trata de un análisis transversal y que es el primer informe de una relación entre la grasa de la dieta y la calidad del semen, es esencial que estos resultados se reproduzcan en un trabajo futuro”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *