ASÍ HABLÓ EL VERDADERO ZARATUSTRA

Zaratustra (Zoroastro lo llamaron los griegos y con este nombre fue conocido en Occidente) fue un profeta persa que fundó la religión monólatra llamada mazdeísmo. Zoroastro redactó sus sagradas escrituras, el ZendAvesta. ¿Por qué decimos monólatra y no monoteísta? Porque, estrictamente la única religión monoteísta de la antigüedad fue el judaísmo: creía en un solo Dios omnipotente. La monolatría es la adoración de un solo dios (Mazda), aunque aceptando la existencia de otros dioses.

Los magos llegados de Oriente y mencionados en el Evangelio de Mateo ( capítulo 2 ) eran magos en el sentido original: sacerdotes mazdeístas.El verdadero Zaratustra era compasivo, sin ningún parecido con el falso (ver recuadro, página 31) que era cruel.
Así lo prueban sus palabras en las sagradas escrituras de esta antigua religión monólotra.El Avesta, su libro sagrado, tiene himnos transmitidos oralmente durante siglos, antes de tomar la forma escrita dada por el propio Zaratustra. Este profeta sostiene que el dios bueno, Mazda, es inmortal por sí mismo y no necesita de sacrificios sangrientos.

«Ciegos son, en este mundo, los que no practican una religión, los que no se portan bien con las personas vivas y los que no honran a los muertos».

Zaratustra llamó a sus creencias la religión de la buena conciencia. Así la resume: «buenos pensamientos, buenas palabras y buenos hechos.»

El verdadero Zaratustra predicaba el amor práctico: «Felices los que hacen felices a otros sin discriminación». Dicho de otra manera: «Su felicidad es la herencia para quien trabaja por la felicidad de los demás». El verdadero Zaratustra creía en la fraternidad universal: «La unidad más pequeña de la sociedad es la familia y la unidad más grande, el mundo. Todo el mundo se debe unir con amor» Según Zaratustra, el ser humano tiene dos mentalidades ‘mainyu spenta’, mentalidad progresiva, y ‘mainyu angra’, mentalidad retrógrada. La mentalidad progresiva construye, la otra destruye.

Todas estas citas del libro sagrado del mazdeísmo revelan una religión humanitaria, alejada de los extremismos de nuestros tiempos, no solo del nazismo, sino también del actual régimen de la patria de Zaratustra. Irán, la antigua Persia, desgraciadamente tiene un régimen fundamentalista que ha perseguido a los representantes de una de las religiones más antiguas del mundo, el mazdeísmo o zoroastrismo (así como a una de las religiones más modernas del planeta, el Bahaísmo).

Hoy viven en la India los últimos zoroastristas (100 000, llamados parsis). En Bombay han construido la Torre del Silencio. Allí son llevados los parsis que mueren. Estos cadáveres se depositan sobre losas de piedra para ser devorados por gigantescos buitres. El Sol calcina los restos y al polvo se lo lleva el viento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *