Artículos robados del Papa

La amargura y la tristeza por lo que ha sucedido en los últimos días en el Vaticano, sino también la determinación y la confianza para hacer frente a una situación que, francamente, es difícil: estos son los sentimientos que se pueden percibir en el Sustituto de la Secretaría de Estado – el arzobispo Angelo Becciu, que, a causa de su oficio, trabaja todos los días en estrecho contacto con el Papa -, en una entrevista concedida a L’Osservatore Romano sobre el tema que está atrayendo la atención de un gran número de los medios de comunicación de todo el mundo: a saber, la detención, el 23 de mayo, de Paolo Gabriele, aiutante Benedicto XVI di la cámara («caballero de la cámara»), por haber sido encontrado que poseen un gran número de documentos privados pertenecientes al Papa. ¿Qué puede decirse del estado de ánimo de las personas que trabajan en la Santa Sede? «Con la gente que he conocido en las últimas horas», el arzobispo respondió: «Nos miramos a los ojos y vi asombro y de inquietud, pero también tomó nota de la determinación de continuar su servicio silencioso y fiel al Papa» ; una actitud respira cada día en la vida de las oficinas de la Santa Sede y en el pequeño mundo del Vaticano, pero que obviamente no tiene noticias de la tormenta mediática desatada después de la grave y, en muchos sentidos, desconcertante acontecimientos de los últimos días. En este contexto, el Sustituto pesa cuidadosamente sus palabras para enfatizar «el resultado positivo» de la investigación, a pesar de que el resultado fue lamentable. Las reacciones en todo el mundo, por otra parte, que por un lado, están justificadas, por el otro «son preocupantes y desconcertantes debido a la forma en que se obtuvo la información que ha dado lugar a la especulación que no tiene nada que ver con la realidad». se Habría sido posible dar una respuesta más rápida y más completa? No ha habido, hay y habrá estricto respeto a los individuos y los procedimientos, según lo prescrito por las leyes del Vaticano. Tan pronto como el evento había sido comprobada, el 25 de mayo la Santa Sede Oficina de prensa difundida la noticia, a pesar de que fue un shock para todos y está causando cierta consternación. Por otra parte, la investigación continúa. ¿Cómo Benedicto XVI se siente?triste. Debido a que, teniendo en cuenta lo que ha sido posible determinar hasta el momento, alguien cercano a él que parece ser responsable de una conducta que es injustificable desde todo punto de vista. Por supuesto, el dolor por la persona en cuestión es lo que el Papa se siente más profundamente. Sin embargo, el hecho es que ha sufrido un brutal acto: Benedicto XVI ha visto los artículos publicados robadas de su casa, las cartas que no eran más que la correspondencia privada, pero de hecho la información, reflexiones, expresiones de la conciencia e incluso arrebatos que sólo recibieron en virtud de su ministerio. Por esta razón el Pontífice es especialmente triste, también a causa de la violencia sufrida por los que escribieron estas cartas o escritos dirigidos a él. ¿Se puede expresar una opinión sobre lo que pasó? Considero que la publicación de las cartas robadas de un acto inmoral de inédita de la gravedad. Por encima de todo, repito, porque no sólo era una violación, ya es muy grave en sí mismo, de la confidencialidad a la que nadie tendría derecho, ya que en lugar de un delito vil para la relación de confianza entre Benedicto XVI y cualquier persona que se vuelve hacia él, incluso en la conciencia, para protestar. Vamos a ello: el Papa no sólo fue robado de las letras. La violencia se ha hecho a la conciencia de quien se dirige a él como Vicario de Cristo, un asalto se ha hecho en el ministerio del Sucesor del Apóstol Pedro. En muchos de los documentos publicados que se enfrentan a un contexto que presumen de ser de total confianza. Cuando un católico habla con el Romano Pontífice, que tiene el deber de abrirse como si estuviera delante de Dios, en parte porque siente que se le garantiza absoluta confidencialidad. Hubo un deseo de justificar la publicación de los documentos sobre la base de criterios para la purificación de la Iglesia, la transparencia y la reforma. sofismas no ir muy lejos. Mis padres no sólo me enseñó a no robar, sino también a nunca aceptar artículos robados de otros. Considero que estos son principios simples, tal vez para algunas personas demasiado simples – pero lo cierto es que alguien que pierde de vista de ellos, fácilmente él, o pierde a sí misma y también trae otros a la ruina. No puede haber una renovación que pisotea la ley moral, incluso sobre la base del principio de que el fin justifica los medios, un principio que, entre otras cosas, no es cristiano. ¿Y qué respuesta debe dar a aquellos que reclaman el derecho para informar de un evento? Creo que en estos días, por parte de los periodistas, que además de su deber de explicar lo que está sucediendo, no debe ser un shock ético, a saber, el valor de dar un claro retroceso de la iniciativa de un colega a quien no dude en llamar criminal. Un poco de honestidad intelectual y respeto a la ética profesional más elementales no estaría de más la esfera de la información. De acuerdo a varios comentarios, los artículos publicados revelan un mundo oscuro dentro de la Iglesia y la Sede en particular dentro de la Santa Sede. Detrás de algunos artículos me parece ver una hipocresía subyacente. Por un lado el gobierno central de la Iglesia está acusado de ser absolutista y monárquica, y por el otro, la gente se escandaliza porque una escritura pocos para expresar las ideas del Papa o incluso quejas sobre la organización de este mismo gobierno. Muchos de los documentos publicados no revelan conflictos o por venganza, sino más bien que la libertad de pensamiento que, por el contrario, se acusa a la Iglesia de no permitir. En pocas palabras, no somos momias, sino puntos de vista diferentes, incluso opuestas o evaluaciones son normales. Si alguien se siente mal entendido tiene todo el derecho a recurrir al Papa. Lo que es sorprendente acerca de esto? La obediencia no significa renunciar al derecho a tener una opinión de la propia, sino expresar la propia opinión con sinceridad y plenamente, con el fin de adaptarse a la decisión del superior. Y no por interés sino por la adhesión a la Iglesia que Cristo desea. Estos son elementos fundamentales del punto de vista católico. lucha, veneno, la sospecha: ¿es realmente el Vaticano como esta? no percibo ese ambiente y es lamentable que el Vaticano debería tener una imagen tan distorsionada. Pero debe ser motivo de reflexión y estimular a todos a hacer todo lo posible para hacer una vida más profundamente impresionado por el Evangelio brille. En una palabra, ¿qué se puede decir a los católicos ya los que están, sin embargo mirando a la Iglesia con interés? he hablado de la tristeza de Benedicto XVI, pero debo decir que el Papa no le faltan la serenidad que lo lleva a gobernar la Iglesia con la determinación y lucidez. El Encuentro Mundial de las Familias está a punto de abrir en Milán. Estos serán días de fiesta en las que será posible respirar la alegría de ser Iglesia. Hagamos nuestra la parábola evangélica de la que Benedicto XVI nos recordaba hace unos días: el viento sopla en contra de la casa, pero que no se derrumbará. El Señor lo sostiene y hay tormentas será capaz de demolerla. (GMV) 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *