Areva ofrece a Tokio para reprocesar el combustible gastado en La Haya Fukushima

El combustible nuclear de residuos, almacenado en los estanques de refrigeración de la planta de energía dañada en Fukushima, podría ser retirado en el sitio de La Haya, Francia . Así lo declaró el viernes, 20 de abril el presidente de Areva, Luc Oursel , de visita en Tokio.

«La retirada de las piscinas de combustible se da a los diseñadores de la planta que tiene las habilidades requeridas, pero propuso que Francia desempeña un papel en el nuevo tratamiento , explicó Oursel durante una reunión con periodistas franceses. Uno podría imaginar que algunos de este combustible se admite en la planta de La Haya si el gobierno japonés quiere. »

«Proceso de combustible gastado que ha operado en Japón o en otro lugar es una misión de este sitio , ha argumentado el Sr. Oursel, tomando la iniciativa frente a una posible reacción en Francia. Habrá, por supuesto las medidas adecuadas particular, a poner en su lugar, una pedagogía que hacen , pero hay que tener un enfoque racional. »

La tecnología robótica Y DESCONTAMINACIÓN

El reprocesamiento también podría ser parcialmente realizado en una planta de reprocesamiento en el norte de Japón , con Rokkasho, en parte basado en el de La Haya, es decir, si los japoneses logran resolver los problemas que impiden su aplicación opera desde hace años. Inicialmente, la fábrica, cuya obra comenzó en 1993, iba a ser operativa en 2000, pero los problemas se han acumulado durante las etapas finales.

Reprocesamiento Además, Areva propone a los japoneses de tecnologías para la intervención robótica en los reactores, así como técnicas para medir la descontaminación de la planta. «También vamos a intensificar nuestras acciones para mejorar la seguridad de los reactores existentes «, aseguró el Sr. Oursel, afirmando que Areva ya ha vendido a una empresa en el oeste de Japón, Kansai Electric , 45 recombinadores de hidrógeno para equipar nueve reactores.

Este sistema, si se había establecido en Fukushima, podría haber evitado la explosión que destruyó los reactores atómicos complejos noreste de Japón en peligro por el terremoto y el tsunami 11 de marzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *