Apostatar, Renunciar a la iglesia Católica

Apostasía: Dejar la iglesia cristiana definitivamente.

La apostasía tiene tantas definiciones como religiones existen. Dado que ninguna es más válida que otra no prestamos atención a ninguna de estas definiciones. Desde esta web proponemos la apostasía en el sentido de darse de baja de la Iglesia Católica.

Para apostatar, en el pasado, se debía recurrir a un artículo del Código de Derecho Canónico, una suerte de Código Civil eclesiástico. Aunque el apóstata no lo reconociera como una legislación válida, debía invocarlo si deseaba darse de baja. Hoy, gracias a Dios (sarcasmo), la ley de Hábeas Data protege nuestros datos de instituciones manipuladoras como la Iglesia Católica, por lo que podemos pedir que se nos dé de baja sin aparentes contradicciones.

Pero… ¿por qué darse de baja? Las razones por las que una persona querría apostatar son de lo más variadas. Dado que la Iglesia Católica cuenta como católico a todo bautizado, hay ateos que sienten que es su obligación darse de baja para mantener una coherencia. También hay quien apostata por no estar de acuerdo con las doctrinas de la Iglesia aún cuando cree en Dios, entonces, apostata para que su nombre no sea parte de esa institución. Desde esta web proponemos apostatar precisamente porque para la Iglesia Católica todo bautizado es católico, está de acuerdo con sus doctrinas, y por lo tanto utiliza la cifra de bautizados (muy alta porque el bautismo se transformó en una cuestión cultural) para imponer sus puntos de vista en la legislación y conseguir privilegios.

La Iglesia Católica para ser escuchada argumenta que casi el 90% del país es católico (boletín AICA Nº 2500) e indirectamente apoya sus doctrinas. Es decir, se erigen en la voz del pueblo, y vos, que fuiste bautizado, sos contado como parte de ese 90%. La realidad es que el 90% del país fue bautizado, y que ni siquiera la totalidad del pequeño porcentaje de practicantes está de acuerdo con sus doctrinas.

Si apostatás, se anota al lado de la anotación de tu bautismo que abandonaste la fe católica, el modo católico de darte de baja. Si vos no querés ser parte de ese 90%, entonces hacé el trámite. Apostatar es tu derecho. ¡Que no hablen en tu nombre!

ANTES DE APOSTATAR
Si usted quiere apostatar por moda, porque es un joven rebelde, porque lo considera una nueva tendencia, porque los demás lo hacen, por llevarle la contraria a su familia, etc…

ESPERE UN POCO Y TENGA EN CUENTA LO SIGUIENTE:

Después de apostatar usted ya no podrá:

1- Casarse en una Iglesia
2- Ser padrino, ni de bautizos ni de bodas, o demás rituales católicos
3- Trabajar para la Iglesia y sus dependencias
4- Tener cristiana sepultura
5- Ser beatificado o canonizado por algún milagro que haga después de muerto
6- Ir al cielo de los cristianos

Tampoco debería (aunque puede):

1- Comulgar (comer la ostia que dicen es el cuerpo de cristo)
2- Leer y creer en la biblia como texto dictado por dios (pues es históricamente comprobado que la biblia es una recopilación de textos antiguos, o canon, realizado por el emperador romano Constantino I El Grande, quien legalizó la religión cristiana por medio del Edicto de Milán, para evitar el levantamiento de las masas que ya eran cristianas… y en el Edicto de Milán se empezaron a concertar todas esas cosas que ahora son los dogmas de la iglesia católica)
3- Rezar el rosario u otras novenas.
4- Presentar juramentos sobre la biblia ente juzgados u otras cortes de justicia que usen dicho tipo de juramentos.

Pero sí puede, con toda confianza:

1- Masturbarse
2- Tener relaciones sexuales por fuera del matrimonio
3- Casarse por lo civil
4- Usar métodos anticonceptivos y de protección sexual como el condón
5- Tener pensamientos lujuriosos (recomendables a la hora de masturbarse)
6- Ser ateo o creer en su propio dios
7- Jugar juegos de azar
8- Dormir hasta tarde los domingos, sin tener que ir a misa, y poder pasar a resaca tranquilo
9- Comer carne los viernes santos
10- Tener sexo los viernes santos
11- Soñar y promover el ideal de un mundo libre de la violencia que generan las rivalidades entre religiones
12- Hacer lo correcto porque es correcto, y no por ganarse un cupo en un cielo improbable
13- Promover y apoyar los avances científicos que pueden beneficiar a nuestra humanidad, librándola de enfermedades, hambrunas, desastres naturales y demás injusticias que la iglesia considera como obra de dios (sea para castigar o poner a prueba, según ellos)

*Así pues, si usted, después de haber leído lo anterior, sigue pensando que es buena idea apostatar… pues bienvenido, adelante, abandone usted también el rebaño y ayúdenos a construir una sociedad más equitativa y menos intolerante.

Formatos de apostasía para algunos países de América Latina y España:

Carta modelo para apostatar en la Argentina:

dijo:
Sr. Obispo

Me dirijo a Ud. en atención a los deberes y atribuciones que le confieren los cánones 381.1 y 393 del Código de Derecho Canónico, con el objeto de solicitarle se sirva ordenar que todo registro relativo a mi persona actualmente mantenido por la Iglesia Católica Apostólica Romana sea eliminado de inmediato, y que dicha institución se abstenga de establecer en el futuro cualquier nuevo registro referido a mi persona si no mediara expreso consentimiento de mi parte.

El derecho a elegir libremente religión o creencia está garantizado en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (A/RES/217 A (III) del 10 de diciembre de 1948) y en el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (A/RES/2200 A (XXI) del 16 de diciembre de 1966) que, conforme al ordenamiento jurídico argentino y de acuerdo con el Artículo 75 inc. 22 de nuestra Constitución Nacional, tienen jerarquía constitucional. Esta garantía «… protege las creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia» (cfr. Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, CCPR General Comment No. 22: Article 18 (Freedom of Thought, Conscience or Religion), 30 de julio de 1993, CCPR/C/21/Rev.1/Add.4, punto 2) y necesariamente implica el derecho a reemplazar por otra la religión o creencia que actualmente profese una persona o adoptar una visión atea (Ibid., punto 5).

En ejercicio de este derecho inalienable, en plena conciencia y con entera libertad, he resuelto que no deseo pertenecer a la Iglesia Católica Apostólica Romana, ni estar viculado a ella de manera alguna, ni autorizar a esa institución a que lleve registro alguno sobre mis creencias.

Como el Sr. Obispo sabe, la Ley 25.326 protege los datos personales asentados en archivos, registros, bancos de datos, u otros medios técnicos de tratamiento de datos, informatizados o no, y considera datos personales sensibles, entre otros, a aquellos que revelen las convicciones religiosas, filosóficas o morales de las personas. Estos datos sensibles gozan de especial protección, a punto tal que la formación de registros que almacenen información que directa o indirectamente los revele está expresamente prohibida (Art. 7 inc. 4); una excepción especial permite a la Iglesia Católica y a otras instituciones religiosas llevar registro de sus miembros. Ahora bien, no siendo ya miembro de la citada Iglesia, condición que manifiesto y ratifico por la presente, la excepción especial mencionada deja de tener vigencia respecto de mi persona, por lo que corresponde de pleno derecho la enmienda del registro correspondiente.

Esta enmienda no puede ser otra que la eliminación total e inmediata de toda constancia registral, en primer lugar porque habiendo dejado yo de ser miembro de la Iglesia los datos del registro pierden su finalidad y deben destruirse (Art. 4 inc. 7), en segundo lugar porque mantenerlos implicaría una falsedad, y final pero fundamentalmente por el derecho de supresión que me asiste conforme al Art. 16 inc. 1 de la citada norma legal. En consecuencia, estimaré que en el plazo legal de cinco días haga suprimir todo registro sobre mi persona que actualmente se halle bajo responsabilidad de la Iglesia católica en la República Argentina, bajo apercibimiento de iniciar las acciones de protección de datos personales a las que ha lugar por derecho.

Estimaré asimismo que, realizada la supresión, se me notifique por escrito al domicilio arriba constituido sobre la conclusión del procedimiento. Sirva la presente de formal notificación conforme al Art. 16 inc. 2 de la Ley 25.326.

Quedando a la espera de una pronta y favorable respuesta, lo saludo a Ud. atentamente.

Firma y DNI

Carta modelo para apostatar en Colombia:

dijo:

Al Arzobispo de donde fuiste bautizado:


CURIA ARZOBISPAL

yo,_________________________________, Con cedula de ciudadanía nº __________, y bautizado/a en la parroquia de ________________ en la fecha _________________________

MANIFIESTO:

1. Haber sido bautizado/a a la fe católica como una decisión tomada por mi familia, bajo la presión ideológica ejercida por la Iglesia Católica y por el Estado, pero suponiendo cuales debían ser mis convicciones morales y religiosas, y negando por tanto, la plena libertad para emitir un juicio personal -libre y consciente- sobre las convicciones nombradas, violando mis derechos a la libre asociación y al libre desarrollo de la personalidad (art16 CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA).

2. Haber meditado suficientes años, haciendo uso de mi inalienable derecho a la libertad de conciencia y a mi capacidad de razonamiento crítico, sobre el significado de mi adscripción a la fe católica, y por consiguiente a la Iglesia Católica.

3. A través de la presente declaración, y haciendo ejercicio del derecho de mi capacidad de juicio liberal y democrático, deseo expresar en absoluta libertad, mi contradicción con la adscripción a una entidad caracterizada por su dogmatismo.

4. Mi profundo convencimiento que la fidelidad a la propia conciencia es un derecho constitucional reconocido por la legislación en el art. 18 de la Constitución y a la cual ninguna entidad privada o pública puede oponerse

5. Mi insumisión a los dogmas, las normas y la jerarquía de la Iglesia Católica y mi desacuerdo total con sus postulados y doctrinas, por lo que

SOLICITO:

Mi exclusión a todos los efectos -incluso los estadísticos-, del registro de personas bautizadas a la fe católica y el reconocimiento del acto de apostasía que por esta declaración expreso, haciendo uso de los legítimos derechos a disponer libremente de las mis convicciones morales, éticas y religiosas y al libre desarrollo de la personalidad, tal y como los consagra la Constitución política de Colombia

Atentamente,
_______________________________________________________

Firma y dirección del domicilio para el envío de la respuesta

Carta modelo para apostatar en Chile:

(este es una carta tipo de renuncia a la iglesia, que debe ser entregada de forma personal)
Al obispo o arzobispo de donde fuiste bautizado:

dijo:

Sr.(Nombre Arzobispo)
CURIA ARZOBISPAL
(Dirección)

Yo……………………., con RUN n.° …………, mayor de edad, con fecha de nacimiento … de ….. de ….. y con domicilio actual …………….. de la ciudad de ………….., que según me consta fui bautizado en la Parroquia ……………., ubicada en …………… de la ciudad de …………, actuando en nombre e interés propio, y hallándome en pleno uso de mis facultades y derechos,

MANIFIESTO:
— Que no encontrando en el Derecho Eclesiástico normas especiales sobre la materia de esta solicitud, recurro a usted en base a lo dispuesto en el canon 393 del Código de Derecho Canónico que dice “El obispo diocesano representa a la diócesis en todos los negocios jurídicos de la misma”.
— Que en su día fui bautizado en la fe católica como consecuencia de una decisión tomada por otras personas sin que en ese momento, a causa de mi edad, mediara en modo alguno la participación de mi propia voluntad, y sin que dispusiera de libertad suficiente para emitir un juicio sobre mis convicciones personales.
— Que tras haber meditado durante el tiempo suficiente sobre el significado de mi pertenencia a la fe católica no hallo ningún pretexto para continuar perteneciendo a la Iglesia Católica, entrando mi voluntad en contradicción con la adscripción a esta institución.
— Que de acuerdo a mis convicciones, no acepto que en mi nombre se dé validez a dichos y acciones de una institución que no me representa y que atenta permanentemente contra los principios fundamentales de una sociedad abierta, plural y democrática.
— Que la fidelidad a la propia conciencia es un derecho constitucional inalienable reconocido tanto en el artículo 19 N.º 6 de la Constitución Política de la República de Chile como en el artículo 6 de la Ley N.º 19.638, que establece la libertad religiosa y de culto expresada en la facultad de “profesar la creencia religiosa que libremente elija o no profesar ninguna; manifestarla libremente o abstenerse de hacerlo; o cambiar o abandonar la que profesaba”.
— Que, por tanto, rechazando totalmente la fe cristiana, me considero incurso en apostasía, tal y como la define el canon 751 del Código de Derecho Canónico, por lo que

SOLICITO:
Me sea reconocida por la Iglesia la condición de apóstata, dejando de contarme entre sus fieles y de considerarme católico a todos los efectos —incluso los estadísticos—, incluyendo, si procediera, la oportuna anotación de apostasía en el Libro de Bautismos y cualesquiera otros registros eclesiásticos existentes.
Asimismo, que me sea comunicada por escrito la resolución que se tome con respecto a mi petición.

En este acto declaro conocer y aceptar las consecuencias eclesiásticas derivadas de mi apostasía, entre ellas, la exclusión de los sacramentos, las dificultades para contraer matrimonio canónico y bautizar hijos menores y la privación de exequias eclesiásticas públicas.

Atentamente,
_____________________________________

(firma con número de identificación y dirección para el envío de la respuesta)

>Nota:

Generalmente basta con enviar esta carta, donde se expresa claramente el acto de apostasía junto con una fotocopia del documento nacional de identidad.

Todo esto debe de ser entregado en la diócesis o arquidiócesis de la ciudad donde fue efectuado el bautizo, y se recomienda llevar una copia la cual debe de ser firmada por el receptor, anexándole la fecha y la hora de la recepción. Esta copia debe de ser conservada como comprobante de la solicitud.

Para conocer las direcciones de las arquidiócesis según la ciudad donde fue bautizado, entra a www.iglesia.cl y ver la pestaña «Diócesis»

Carta modelo para apostatar en el Brasil:

dijo:

“Ex.mo Senhor Padre ______________

Paróquia de _____________________

REQUERIMENTO

Eu, __________________________, de nacionalidade ____________ e portador(a) do Carteira de Identidade número _______ (cópia anexa), venho, de forma consciente e livre, requerer, em conformidade com as normas canônicas que o regulam (câns. 124–126), que seja praticado um “actus formalis defectionis ab Ecclesia catholica”, com a consequente ruptura dos vínculos de comunhão – fé, sacramentos e governo pastoral.

De acordo com o n.º 5 do Prot. n.º 10279/2006 do Pontifício Conselho para os Textos Legislativos do Vaticano, este requerimento é dirigido à autoridade competente da Igreja Católica, o Pároco da Igreja de __________, onde fui batizado(a) em __ de _______ de ____.

Por forma a facilitar o processo, informo que o meu batismo consta de fls. sob o numero ____ do livro de registos de batismo dessa paróquia referente ao ano de ______, conforme cópia de certidão de baptismo anexa. (parágrafo facultativo)

Assim, e na conjugação dos dois elementos essenciais para o efeito – a minha decisão interna de abandonar a Igreja Católica e correspondente atuação e manifestação externa, com a elaboração deste pedido – venho solicitar que seja averbado no livro de registo de batizados (cf. cân. 535, § 2) a menção explicita de que foi praticado um “defectio ab Ecclesia catholica actu formali” onde se encontra o meu nome, e com isso se concretize a minha Apostasia da Igreja Católica Apostólica Romana, com as penas canônicas correspondentes (cf. cân. 1364, § 1).

Após a prática do “actus formalis defectionis ab Ecclesia catholica”, requeiro também que me seja facultada uma certidão de baptismo onde aquele ato se encontre averbado.

Espero deferimento,

Assinatura: ________________________

_________, ___ de _________ de ______

Anexos:

1) Cópia da Carteira de Identidade

2) Cópia de Certidão de Baptismo (documento facultativo)”

Carta modelo para apostatar en México:

dijo:

México, ____ a ___ de ______ del 2010

Señor Arzobispo/Obispo ……………………………..

Yo, …………………………………………………………………………………………., con domicilio en ……………………………………………………………………………….. de la localidad/ciudad de …………………………………………………………………………, bautizada/o en la ciudad de ……………………………………………………………… el día ……… de ………………………….. del año ……………….., me dirijo al Sr. Arzobispo en su carácter de responsable de los archivos de registros bautismales de la República Mexicana, y en atención a los deberes y atribuciones que le confieren los cánones 381.1 y 393 del Código de Derecho Canónico, con el objeto de solicitarle se sirva ordenar que todo registro relativo a mi persona actualmente mantenido por la Iglesia Católica Apostólica Romana sea eliminado de inmediato, y que dicha institución se abstenga de establecer en el futuro cualquier nuevo registro si no mediara expreso consentimiento de mi parte.

El derecho a elegir libremente religión o creencia está garantizado en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (A/RES/217 A (III) del 10 de diciembre de 1948) y en el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (A/RES/2200 A (XXI) del 16 de diciembre de 1966) así como en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 24 que dice que “todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que mas le agrade” por lo que en ejercicio de este derecho inalienable, en plena conciencia y con entera libertad, he resuelto que no deseo pertenecer a la Iglesia Católica Apostólica Romana, ni estar viculado a ella de manera alguna, ni autorizar a esa institución a que lleve registro alguno sobre mis creencias.

Como el Sr. Obispo sabe, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares protege los datos personales asentados en archivos, registros, bancos de datos, u otros medios técnicos de tratamiento de datos, informatizados o no, y considera datos personales sensibles a aquellos que revelen las convicciones religiosas, filosóficas o morales de las personas. Por lo que no siendo un miembro de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, condición que manifiesto y ratifico por la presente, tengo pleno derecho de solicitar la cancelación mis datos en posesión de dicha institución.

El derecho de cancelación de mis datos incluye la eliminación total de toda constancia registral, en primer lugar porque habiendo dejado yo de ser miembro de la Iglesia los datos del registro pierden su finalidad y deben destruirse, en segundo lugar porque mantenerlos implicaría una falsedad. En consecuencia, estimaré que en el plazo legal de 20 días haga suprimir todo registro sobre mi persona que actualmente se halle bajo responsabilidad de la Iglesia católica en la República Mexicana, bajo apercibimiento de iniciar las acciones de protección de datos personales a las que ha lugar por derecho.

Estimaré asimismo que, realizada la supresión, se me notifique por escrito al domicilio arriba constituido sobre la conclusión del procedimiento.

Atentamente

_____________________________

Nombre y Firma

Carta modelo para apostatar en España:

dijo:

SOLICITUD DE BAJA DE LA IGLESIA CATÓLICA

A don ……………………………… obispo titular de la diócesis de …………………
Yo, D. …………………………, con DNI n.º ……….., mayor de edad, con domicilio en la calle ………………………. C.P. ….. de ………….., provincia de …………., que, según le consta, fui bautizado el día … de ……. de …… en la parroquia de ………………, perteneciente a la diócesis indicada, actuando en nombre e interés propio, y hallándome en pleno uso de mi libre y espontánea voluntad,
MANIFIESTO:

Primero
Que, de forma incomprensible e incorrecta, no figura en el Código de Derecho Canónico procedimiento alguno para tramitar la baja como asociado a la iglesia católica. Por ello me dirijo a Ud., en base a la siguiente consideración: El canon 393 del Código de Derecho Canónico dispone que «El Obispo diocesano representa a la diócesis en todos los negocios jurídicos de la misma».

Segundo
Que, en su día, fui bautizado en la fe católica como consecuencia de una decisión tomada por otras personas sin que en ese momento, a causa de mi edad, mediara en modo alguno la participación de mi propia voluntad, y sin que dispusiera de libertad ni conciencia suficientes para emitir un juicio sobre mis convicciones personales.
Que, tras haber meditado durante el tiempo suficiente sobre el significado de mi pertenencia a la fe católica, no hallo ningún motivo para continuar siendo considerado miembro de la Iglesia Católica, entrando mi voluntad en contradicción con la consideración de adscrito a esa institución.

Que la Ley orgánica 7/80 de libertad religiosa de 5 de julio de 1980, BOE nº 177 de 24 de julio de 1980, en su Art. 2.1.a reconoce el derecho de la persona a «Profesar las creencias religiosas que libremente elija o no profesar ninguna; cambiar de confesión o abandonar la que tenía, manifestar libremente sus propias creencias religiosas o la ausencia de las mismas, o abstenerse de declarar sobre ellas», en clara concordancia con el Art. 16 de la Constitución Española.

Que, dado que en el Canon 1041 del Código de Derecho Canónico se define la apostasía como delito y siendo mi acto de voluntad un derecho humano, un acto amparado por las leyes y en ningún caso un delito, no puede Ud. interpretar este escrito como apostasía.

Que me amparo, además, en el (punto segundo del Art. 16 de la vigente Constitución Española) para declarar específicamente que de este escrito no puede deducirse ni mi convicción, ni mi falta de convicción en relación a todas y cada una de las opciones de conciencia, religiosas o no, existentes, que hayan existido o que puedan existir en el futuro.

Por todo ello SOLICITO:

Que me sea reconocida la baja como asociado de la Iglesia católica, dejando de contarme entre sus fieles y de considerarme católico a todos los efectos -incluso los estadísticos-, incluyendo la oportuna eliminación de todos los registros y listados eclesiásticos existentes, de acuerdo con la vigente legislación sobre protección de datos. Así mismo, que me sea comunicada por escrito la resolución que se tome con respecto a mi petición.
En ………………, a … de ……….. de ……
Firmado: ……….

Carta modelo para apostatar en el Perú:

dijo:

Sr. Obispo/Arzobispo

Sr. Obispo

Me dirijo a Ud. en atención a los deberes y atribuciones que le confieren los cánones 381.1 y 393 del Código de Derecho Canónico, con el objeto de solicitarle se sirva ordenar que todo registro relativo a mi persona actualmente mantenido por la Iglesia Católica Apostólica Romana sea eliminado de inmediato, y que dicha institución se abstenga de establecer en el futuro cualquier nuevo registro referido a mi persona si no mediara expreso consentimiento de mi parte.

El derecho a elegir libremente religión o creencia está garantizado en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (A/RES/217 A (III) del 10 de diciembre de 1948) y en el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (A/RES/2200 A (XXI) del 16 de diciembre de 1966) que, conforme al ordenamiento jurídico y la Constitución peruana. Esta garantía «… protege las creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia» (cfr. Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, CCPR General Comment No. 22: Article 18 (Freedom of Thought, Conscience or Religion), 30 de julio de 1993, CCPR/C/21/Rev.1/Add.4, punto 2) y necesariamente implica el derecho a reemplazar por otra la religión o creencia que actualmente profese una persona o adoptar una visión atea (Ibid., punto 5).

En ejercicio de este derecho inalienable, en plena conciencia y con entera libertad, he resuelto que no deseo pertenecer a la Iglesia Católica Apostólica Romana, ni estar viculado a ella de manera alguna, ni autorizar a esa institución a que lleve registro alguno sobre mis creencias.

Como el Sr. Obispo sabe, las leyes peruanas protegen los datos personales asentados en archivos, registros, bancos de datos, u otros medios técnicos de tratamiento de datos, informatizados o no, y considera datos personales sensibles, entre otros, a aquellos que revelen las convicciones religiosas, filosóficas o morales de las personas. Estos datos sensibles gozan de especial protección, a punto tal que la formación de registros que almacenen información que directa o indirectamente los revele está expresamente prohibida; una excepción especial permite a la Iglesia Católica y a otras instituciones religiosas llevar registro de sus miembros. Ahora bien, no siendo ya miembro de la citada Iglesia, condición que manifiesto y ratifico por la presente, la excepción especial mencionada deja de tener vigencia respecto de mi persona, por lo que corresponde de pleno derecho la enmienda del registro correspondiente.

Esta enmienda no puede ser otra que la eliminación total e inmediata de toda constancia registral, en primer lugar porque habiendo dejado yo de ser miembro de la Iglesia los datos del registro pierden su finalidad y deben destruirse, en segundo lugar porque mantenerlos implicaría una falsedad, y final pero fundamentalmente por el derecho de supresión que me asiste. En consecuencia, estimaré que en el plazo legal de cinco días haga suprimir todo registro sobre mi persona que actualmente se halle bajo responsabilidad de la Iglesia católica en Perú, bajo apercibimiento de iniciar las acciones de protección de datos personales a las que ha lugar por derecho.

Estimaré asimismo que, realizada la supresión, se me notifique por escrito al domicilio arriba constituido sobre la conclusión del procedimiento.

Quedando a la espera de una pronta y favorable respuesta, lo saludo a Ud. atentamente.

Firma y DNI

Carta modelo para apostatar en Venezuela:

dijo:

Ciudad, fecha

Sr.
Obispo de la Diosesis
Su despacho

Sr.

Yo, el abajo firmante cuyos datos se exponen también, en pleno uso de mis facultades y derechos, siendo mayor de edad, por la presente tengo la voluntad libre de manifestar lo siguiente:

PRIMERO.- Que no habiendo podido hallar en el Código de Derecho Canónico vigente un procedimiento adecuado y específico para poder encauzar el pedido que motiva este escrito, me dirijo a usted, como Ordinario de la diócesis adecuada para la prosecución del presente tramite, a tenor de las siguientes consideraciones:

a) El canon 393 del Código de Derecho Canónico dispone que “El Obispo diocesano representa a la diócesis en todos los negocios jurídicos de la misma”.

b) El canon 383.1 del citado C.D.C., establece que “Al ejercer su función pastoral, el Obispo diocesano debe mostrarse solícito con todos los fieles que se le confían, cualquiera que sea su edad, condición o nacionalidad, tanto si habitan en el territorio como si se encuentran en él temporalmente, manifestando su afán apostólico también a aquellos que, por sus circunstancias, no pueden obtener suficientemente los frutos de la cura pastoral ordinaria, así como a quienes se hayan apartado de la práctica de la religión”.

SEGUNDO.- Que el hecho de haber recibido el bautismo, al poco de nacer, en el seno de la Iglesia católica, por una decisión familiar unilateral –sin duda presionada por la costumbre social que hace siglos impuso la Iglesia, implicó que se negaran a quien suscribe todos los derechos que jurídicamente le correspondían y corresponden, y de facto, se le obligó a formar parte activa de un determinado núcleo de creencias. En consecuencia, salvando de aquél acto la sin duda buena voluntad de la familia del que suscribe, quien comparece debe enfatizar que sus derechos civiles y constitucionales fueron vulnerados plenamente en cuanto al derecho de libertad ideológica y otros concomitantes, por lo que afirma sin lugar a dudas que el acto de aceptación que supone el bautismo quedó viciado por la absoluta falta de voluntad activa por parte del aceptante, y por ello, debe reputarse nulo de pleno derecho a todos los efectos eclesiásticos y civiles.

En virtud de lo hasta aquí expresado, y dejando constancia de la larga y fructífera etapa de investigación y estudio sobre la realidad, la historia real y dogmas de la Iglesia católica realizada por quien comparece, que, además, declara haber reflexionado con madurez e independencia sobre la ya mencionada adscripción forzada e involuntaria a la Iglesia católica y la fe que postula, quien suscribe debe anteponer su inalienable derecho a la libertad de conciencia y el derecho de elección y decisión sobre cualquier aspecto que le afecte, que también le asiste, para, mediante la presente declaración salida de su voluntad consciente y soberana, expresar su total y definitiva oposición a formar parte, ni siquiera como mero apunte estadístico, de la Iglesia católica.

Quien comparece, además, acude al Código de Derecho Canónico y declara encontrarse de pleno en la situación descrita en el canon 751 del citado texto normativo cuando afirma que “Se llama herejía la negación pertinaz, después de haber recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos”.

Me asiste en este acto, el derecho otorgado en el Artículo 28 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, el cual establece lo siguiente: “Toda persona tiene el derecho de acceder a la información y a los datos que sobre sí misma o sobre sus bienes consten en registros oficiales o privados, con las excepciones que establezca la ley, así como de conocer el uso que se haga de los mismos y su finalidad, y de solicitar ante el tribunal competente la actualización, la rectificación o la destrucción de aquellos, si fuesen erróneos o afectasen ilegítimamente sus derechos. Igualmente, podrá acceder a documentos de cualquier naturaleza que contengan información cuyo conocimiento sea de interés para comunidades o grupos de personas. Queda a salvo el secreto de las fuentes de información periodística y de otras profesiones que determine la ley.”

A través de la presente declaración, y haciendo ejercicio del derecho de mi capacidad de juicio liberal y democrático, deseo expresar –en absoluta libertad- mi contradicción con la adscripción a una entidad caracterizada por su dogmatismo.
Mi profundo convencimiento que la fidelidad a la propia conciencia es un derecho constitucional reconocido por la Constitución y a la cual ninguna entidad privada o pública puede oponerse.

Por lo expuesto y rechazando totalmente la fe cristiana, me considero incurso en apostasía tal y como la define el canon 751 del Código de Derecho Canónico, por lo que SOLICITO:

1º Que todos los datos relativos a la filiación personal y circunstancias de quien suscribe sean eliminados a todos los efectos de cualquier apunte registral, base de datos, estadístico u otro, y muy particularmente lo sea del registro de bautizados que mantiene la Iglesia católica.

2º Que se formalice jurídica y documentalmente el reconocimiento e inscripción pública del acto de apostasía que en este acto se declara sin dejar lugar a dudas.

3º Que se den las instrucciones precisas, adecuadas e indubitadas para que se remita a quien firma este escrito un documento de acuse de recibo en el que se manifieste de forma clara e indubitada la concreción de la apostasía a la que en conciencia y en derecho puede y debe acceder quien comparece mediante este escrito, tal como manifiesta en este acto, y se certifiquen todos y cada uno de los cambios realizados en cuanto al estatus de quien comparece en el seno de la Iglesia católica y de sus registros documentales. El tal documento de acuse de recibo deberá contener, además de los datos recién citados, su fecha de emisión y la antefirma, rúbrica y sello de quien lo emita, y deberá ser enviado a la dirección donde fue entregada esta solicitud en la brevedad posible.
Deberá hacerse constar necesariamente y sin ambigüedad ninguna, que nadie, ya sea persona o institución perteneciente a la Iglesia católica, o a cualquier otra institución, particular o pública, usará en modo alguno ni para ninguna finalidad, lícita o ilícita, los datos y circunstancias personales –facilitados por la familia de quien suscribe, o por otros, civiles o eclesiásticos, a causa del acto del bautismo o del de cualquier otro sacramento o circunstancia- o cualesquiera otros que atañen a quien suscribe y que consten en registros de cualquier tipo pertenecientes a personas o instituciones de la Iglesia Católica.

4º Que se traslade copia fehaciente del presente documento y de lo que en derecho debe ser su consecuencia, al actual responsable de la parroquia en la que consten los datos del bautizo y otros de quien suscribe a fin de que elimine tal inscripción bautismal de libros o listas en los cuales figure y absolutamente cualquier referencia a mi persona en documentos oficiales de la iglesia

En merito de lo expuesto, se solicita el cumplimiento de todas y cada una de las demandas reseñadas, que están fundamentadas en la legislación antes mencionada y en plena vigencia. Le adjunto fotocopia de la Cedula de Identidad Venezolana a la presente

Quedando a la espera de una pronta y favorable respuesta, lo saludo a Ud. atentamente.

__________________________________
Nombre
Cedula de Identidad

Carta genérica en base a la declaración universal de los derechos humanos:

dijo:

Sr. Obispo/Arzobispo

Yo, _______________________________________________, bautizada/o en la localidad de ___________________________________________ en fecha ____________________, me dirijo a Ud. con el objeto de anunciarle mi renuncia definitiva a la Iglesia Católica Apostólica Romana y solicitarle se sirva ordenar que todos sus registros relativos a mi persona actualmente almacenados sean eliminado de inmediato, y que dicha institución se abstenga de establecer en el futuro cualquier nuevo registro referido a mi persona si no mediara expreso consentimiento de mi parte.

El derecho a elegir libremente religión o creencia está garantizado en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (A/RES/217 A (III) del 10 de diciembre de 1948) y en el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (A/RES/2200 A (XXI) del 16 de diciembre de 1966). Esta garantía «… protege las creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia» (cfr. Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, CCPR General Comment No. 22: Article 18 (Freedom of Thought, Conscience or Religion), 30 de julio de 1993, CCPR/C/21/Rev.1/Add.4, punto 2) y necesariamente implica el derecho a reemplazar por otra la religión o creencia que actualmente profese una persona o adoptar una visión atea (Ibid., punto 5).

En ejercicio de este derecho inalienable, en plena conciencia y con entera libertad, he resuelto que no deseo pertenecer a la Iglesia Católica Apostólica Romana, ni estar viculado a ella de manera alguna, ni autorizar a esa institución a que lleve registro alguno sobre mis creencias.

Estimaré asimismo que, realizada la supresión, se me notifique por escrito al domicilio arriba constituido sobre la conclusión del procedimiento. Sirva la presente de formal notificación.

Quedando a la espera de una pronta y favorable respuesta, lo saludo a Ud. atentamente.

Firma:

Número de documento:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *