Aplicaciones Nucleares Nucleoelectricidad

En todas las actividades diarias encontramos la necesidad de energía.
Desde las que lleva a cabo un ser humano, como caminar, comer, hablar, hasta el funcionamiento de una fábrica o el lanzamiento de un cohete al espacio.

Energía es casi un sinónimo de movimiento, de vida y de calidad de vida.

No todas las actividades requieren el mismo tipo de energía ni la misma cantidad por eso podemos identificar distintas fuentes de energía que satisfacen distintas necesidades.

Actualmente la llamada ‘energía de base’ es producida principalmente por tres fuentes:

• La energía hidráulica: producida por el aprovechamiento de las caídas de agua. Es limpia y renovable, aunque depende de las precipitaciones que modifican el caudal de los ríos, de los que se nutre; y son geográfico dependientes.

• La energía térmica: producida al quemar combustibles fósiles, es insustituible actualmente para mover vehículos y es la energía por excelencia desde que se inventó la máquina de vapor hace casi dos siglos, aunque consume recursos no renovables; es decir que su combustible -petróleo, carbón, gas- se agotará en un plazo predecible.

• La energía nuclear: producida por la energía liberada durante la fisión del átomo, es limpia, confiable en el suministro y no contaminante, pero tiene como desventaja que produce residuos que tardan muchos años en perder su actividad. No obstante la industria nuclear es desde hace muchos años un emblema en temas de seguridad.

¿Qué es una Central Nuclear?

Al igual que los otros dos tipos de energía de base, el principio de producción de electricidad de una central nuclear es el movimiento de turbinas a partir de una fuerza externa.

Tanto en el caso de los reactores nucleares como en el de las plantas de energía térmica convencionales, la fuerza del vapor es la que mueve esas turbinas, en las del tipo hidroeléctrica es la fuerza de las aguas la que lo hace.

La forma de generar el vapor es la principal diferencia entre los reactores nucleares y las centrales térmicas convencionales. Mientras que éstas últimas utilizan carbón, fuel oil, gas o petróleo para calentar las enormes calderas de agua que producen el vapor, los primeros se valen de la fisión nuclear generada en el ‘núcleo’ del reactor para calentar el agua que pasa por un circuito secundario independiente, lo cual permite su posterior recuperación. Nucleoeléctrica Argentina S.A.

¿Cuáles son las centrales nucleares en Argentina?

Actualmente Argentina cuenta con dos centrales nucleares en funcionamiento,Atucha I y Embalse (CNE) que proporcionan cerca del 8% de la energía distribuida por el sistema interconectado nacional. Existe una tercera central nuclear, Atucha II, en la etapa final de construcción.

Además en la actualidad la CNEA lleva adelante el Proyecto Carem, el primer reactor de potencia íntegramente diseñado y construido en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *