Antropología social

La antropología social es el constituyente dominante de la antropología en el Reino Unido y su Mancomunidad de Naciones y la mayoría de Europa (Francia en particular1 ), donde se distingue de la antropología cultural.2 En los EEUU, la antropología social está subsumida a la antropología cultural (o dentro de la antropología sociocultural, denominación relativamente nueva).

En contraste con la antropología cultural, la cultura y su continuidad (incluyendo narrativas, rituales y el comportamiento simbólico asociado con éstas) han sido tradicionalmente consideradas como la «variable» dependiente por la antropología social, incrustadas en su contexto histórico y social, incluyendo su diversidad de posiciones y perspectivas, ambigüedades, conflictos y contradicciones de la vida social; más que la variable independiente (explicativa).

En el pasado, los temas de interés de los antropólogos sociales incluían las convenciones, la organización económica y política, el derecho y la resolución de conflictos, los patrones de consumo e intercambio, el parentesco y las estructuras familiares, las relaciones de género, la maternidad y la socialización, religión; mientras que en la actualidad, los antropólogos sociales también se interesan por temas como la globalización, la violencia étnica, los estudios de género, el trans nacionalismo y las experiencias locales que de él se desprenden y las culturas emergentes del ciberespacio;3 y también pueden mediar conflictos de intereses entre defensores del medio ambiente y responsables del desarrollo económico.4 Algunos antropólogos británicos y americanos, entre los que se encuentran Gillian Tett y Karen Ho, que estudiaron la Bolsa de Valores de Wall Street, proporcionaron una explicación alternativa sobre la crisis financiera de 2007–2010 frente a las explicaciones técnicas vinculadas a las teorías políticas y económicas.5

Las diferencias entre las perspectivas de la antropología sociocultural británica, francesa y americana han disminuido para dar paso cada vez más a diálogos y préstamos de teorías y métodos. Los antropólogos sociales y culturales, además de algunos socioculturales, se encuentran en la mayoría de institutos de antropología. Por eso los nombres formales de las instituciones ya no necesitan reflejar el contenido de disciplinas que estudian al completo. Algunos, como el Institute of Social and Cultural Anthropology6(Instituto de Antropología Social y Cultural en inglés) de Oxford ha cambiado su nombre para reflejar el cambio de composición. Otros como el Departamento de Antropología Social de la Universidad de Kent7 se ha convertido simplemente en el Departamento de Antropología. La mayoría retienen el nombre original. Se sugiere revisar este párrafo por completo, no es claro o está traducido incorrectamente, ya que no transmite la idea del mismo con precisión.

La investigación cualitativa a largo plazo, incluidos los estudios de campo intensivos (que enfatizan métodos de observación participante se han priorizado en la antropología social, por encima de los análisis cuantitativos, cuestionarios y breves visitas de campo, normalmente empleados por economistas, politólogos y (la mayoría de) sociólogos.8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *