Àntrax

El antrax es una enfermedad que ocurre de forma natural en el ganado vacuno y ovino producida por el Bacillus anthracis (*). Se trata de una enfermedad infecciosa que se conoce desde la Antigüedad. Los programas de vacunación del ganado han reducido de gran manera la incidencia de esta infección tanto en los animales como en el hombre, estimándose unos 5.000 casos/año en todo el mundo.
Las esporas del antrax permanece viables durante varias décadas cuando se mantienen en condiciones ambientales adecuadas. El hombre puede contraer el antrax de varias maneras:
* A través de heridas o cortes en la piel cuando hay contacto con animales infectados, que permite la entrada del microorganismo en el torremte sanguíneo.
* Al inhalar esporas que se desarrollan en los pulmones ocasionando el antrax pulmonar (enfermedad de los esquiladores)l
* Ingiriendo alimentos contaminados con las esporar, produciéndose el antrax gastrointestinal

No hay evidencias de contagios persona-persona, no siendo necesaria la cuarentena en caso de infección. La esporas sólo pueden ser destruídas por esterilización por calor o quemándolas. Los antisépticos químicos son ineficaces.
Los síntomas del antrax comienzan al cabo de 1 a 6 días del contagio. En el caso del antrax cutáneo, se observa una irritación en el lugar de la infección seguida por la formación de una lesión. Este tipo de antrax tiene una mortalidad entre el 5 y 20% si no se trata, pero con un tratamiento antibiótico eficaz, se producen pocas muertes.
Los síntomas iniciales después de la inhalación del antrax son inespecíficos: fiebre, tos seca y debilidad. El enfermo puede mejorar después de 2 o 4 días pero esta mejoría es transitoria produciendose después una insuficiencia respiratoria que conduce poco después al shock y a la muerte. En todos los casos de antrax pulmonar, el paciente muere independientemente de que se instaure un tratamiento después del contagio.
El diagnóstico sólo puede llevarse a cabo aislando el B. anthracis de la sangre, lesiones dermatológicas o esputos o mediante la determinación de anticuerpos en la sangre de las personas sospechosas de haber contraído la enfermedad.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *