Antiepiléptico

El antiepiléptico (también llamado anticonvulsivo o F.A.E., acrónimo de «fármaco anti-epiléptico» ) es un término que se refiere a un fármaco, u otra substancia destinada a combatir, prevenir o interrumpir las convulsiones o los ataques epilépticos. Suele llamársele antiepiléptico aunque existen otros tipos de convulsiones no asociadas a la epilepsia como: el síndrome convulsivo febril del niño y las convulsiones producidas por la retirada brusca de tóxicos y fármacos depresores del sistema nervioso central; sin embargo estos eventos no requieren de un uso regular de un fármaco.

Los antiepilépticos se han estado usando en el tratamiento del trastorno bipolar, debido a que actúan como estabilizantes del humor (psicotrópicos). A pesar de que al controlar las convulsiones se previene la posible ocurrencia de un daño cerebral considerable, también se han asociado los antiepilépticos con una disminución del coeficiente intelectual. Cabe mencionar que pueden ocasionar diarrea.[1]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *