Ante el ajuste, la Iglesia ortodoxa griegas auspicia la desobediencia civil

SE PROFUNDIZA LA CRISIS EN GRECIA

Ante el ajuste, la Iglesia ortodoxa griegas auspicia la desobediencia civil

El Metropolita se puso de lado de la gente y sugirió «no desesperarse» si no pueden pagar el impuesto inmobiliario. «Los gobernantes deben entender que no tenemos dinero», advirtió al convocar a reaccionar ante las medidas para sanear la economía.

En tiempos de crisis económica grave, la poderosa Iglesia Ortodoxa Griega, apoya a la población, sometida a una prueba dura con el ajuste fiscal adoptado por el gobierno para intentar sanear la economía del país, al punto que algún metropolita (arzobispo) auspicia la desobediencia civil.

La gravedad del momento fue debatida, durante la última reunión del Santo Sínodo, la instancia máxima de la Iglesia griega, compuesta por unos ochenta prelados, convocada, días atrás, por Su Beatitud Jerónimo II, arzobispo de Atenas y de toda Grecia, de 73 años, para discutir la situación de las finanzas internas.

El metropolita de Nafpaktos, Ierotheos, al comentar el informe del arzobispo Ieronimus, dijo que el documento «tocó el ánimo de muchos metropolitas los cuales ilustraron las dificultades que viven los griegos y la manera en que los puede ayudar la Iglesia».

Empero, muchos de ellos también apreciaron una circular redactada por el metropolita de Mesogaias y Lavreotikis, Nikolaos, en la cual lanzó un ataque duro contra el gobierno y su política económica y exhortó a los fieles a reaccionar si no están en condiciones de pagar el impuesto inmobiliario creado por el ajuste fiscal.

«La Iglesia estará a su lado», prometió

«Quisiera decirles a quienes no pueden pagar el impuesto inmobiliario que no se desesperen -escribe el religioso en la circular – deben saber que estaremos unidos a su lado para gritar todos juntos: »No tendrán nada de quienes nada más tienen»». «(Los gobernantes) deben entender que no tenemos dinero. No podemos pagar. Hemos llegado al límite, pero no les permitiremos que nos acaben. Y si le cortan la corriente eléctrica a alguno, nosotros la cortaremos a todas las Iglesias. Celebraremos los matrimonios con velas y las misas con lágrimas», añadió el duro mensaje.

«Ha llegado para el pueblo el momento de demostrar la fuerza propia y tomar el futuro entre las manos. En tanto estemos quietos y sometidos a opciones insoportables o equivocadas, tanto más seremos cómplices de la lenta pero inexorable degeneración de nuestro ser», amplió.

«Si no nos despertamos estamos terminados. Para nosotros no habrá futuro», escribió Nikolaos, según quien «llegó la hora para todos los que toman decisiones de entender qué sucede verdaderamente en las casas, las calles, los comercios y la vida diaria».

«Es hora de aliviarse, todo debe cambiar y si no lo cambian ellos, todos debemos entrar en juego. Quien está mal por la situación actual, quien ama la verdad, tiene un lugar en este cambio. Todos los cambios grandes surgen de hombres heroicos, sobre todo jóvenes», dijo Nikolaos. «Debemos, podemos y estamos obligados todos juntos a cambiar desde nuestra iniciativa nuestro futuro. No con la violencia, sino con fuerza y decisión. No con opciones nihilistas sino con pureza, heroísmo e inteligencia», concluyó.

Por su parte, algunos altos prelados subrayaron el hecho de que, debido a la crisis, cada día también aumenta el compromiso social de la Iglesia.

El metropolita de Fthiotida, también llamado Nikolaos, dijo sobre la exhortación de su colega a la rebelión que, «en general, la Iglesia es más moderada, pero no está mal si también se escuchan voces más fuertes».

Por su parte, el metropolita de Salónica, Anthimos, definió el nuevo ajuste fiscal como «una cosa injusta y peligrosa», mientras, sobre la circular de Nikolaos, sostuvo que «el pueblo puede reivindicar todo lo que quiera, pero siempre en el marco de la legalidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *