ANSIEDAD

Sentirse preocupado o nervioso es parte normal de la vida cotidiana. Todos nos irritamos o nos sentimos ansiosos cada tanto. La ansiedad de leve a moderada puede ayudarle a concentrar su atención, su energía y su motivación. Si la ansiedad es grave, es posible que tenga sentimientos de impotencia, confusión y preocupación extrema que son desproporcionados con respecto a la seriedad real o a la probabilidad de que se produzca el suceso temido. La ansiedad abrumadora que interfiere en la vida diaria no es normal. Este tipo de ansiedad podría ser un síntoma de otro problema, como la depresión.

La ansiedad puede causar síntomas físicos y emocionales. Una situación o un miedo específicos pueden causar alguno o todos estos síntomas durante un período corto. Cuando la situación pasa, por lo general, los síntomas desaparecen.

Los síntomas físicos de la ansiedad incluyen:

  • Temblores, tics o tembleques.
  • Sensación de llenura en la garganta o en el pecho.
  • Falta de aire o latidos cardíacos rápidos.
  • Aturdimiento o mareos.
  • Sudoración o manos frías y pegajosas.
  • Sentirse nervioso.
  • Tensión muscular, dolores o sensibilidad (mialgias).
  • Cansancio extremo.
  • Problemas del sueño, como incapacidad de conciliar o mantener el sueño, levantarse temprano o desasosiego (no sentirse descansado cuando se levanta).

La ansiedad afecta la parte del cerebro que ayuda a controlar la manera en que usted se comunica. Esto le hace más difícil expresarse de manera creativa o interactuar eficazmente en las relaciones. Los síntomas emocionales de la ansiedad incluyen:

  • Intranquilidad, irritabilidad o sentimiento de estar a punto de estallar o nervioso.
  • Preocuparse demasiado.
  • Tener miedo de que suceda algo malo; sentir que está condenado.
  • Incapacidad de concentrarse; sentir que su mente se pone en blanco.

Trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad se producen cuando las personas tienen síntomas tanto físicos como emocionales. Los trastornos de ansiedad interfieren en la manera en que una persona se relaciona con otras personas y afecta las actividades cotidianas. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de tener problemas relacionados con trastornos de ansiedad. Entre los ejemplos de trastornos de ansiedad se incluyen los ataques de pánico, las fobias, eltrastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno por estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés).

A menudo, se desconoce la causa de los trastornos de ansiedad. Muchas personas con trastorno de ansiedad dicen que se han sentido nerviosas y ansiosas durante toda la vida. Este problema puede producirse a cualquier edad. Los niños que tienen, al menos, a uno de sus padres con un diagnóstico de depresión tienen más del doble de probabilidades de tener un trastorno de ansiedad que otros niños.

Los trastornos de ansiedad a menudo se producen junto con otros problemas, como:

  • Problemas de salud mental, como depresión o abuso de sustancias.
  • Un problema físico, como enfermedades cardíacas o de los pulmones. Es posible que se requiera un examen médico completo antes de que se pueda diagnosticar un trastorno de ansiedad.

Ataques de pánico

Un ataque de pánico es una sensación repentina de ansiedad extrema o miedo intenso sin una causa clara o cuando no hay ningún peligro. Los ataques de pánico son comunes. A veces se producen en personas por lo demás normales y sanas. Un ataque comienza de repente y generalmente dura de 5 a 20 minutos, pero puede durar aún más tiempo, hasta unas pocas horas. Usted tiene la mayor ansiedad aproximadamente 10 minutos después de iniciarse el ataque.

Los síntomas incluyen sensaciones de muerte o pérdida del control de uno mismo, respiración rápida (hiperventilación) y corazón acelerado. Es posible que se sienta mareado, sudoroso o tembloroso. Otros síntomas incluyen problemas para respirar, dolor u opresión en el pecho, y latidos cardíacos irregulares. Estos síntomas aparecen repentinamente y sin advertencia.

A veces, los síntomas de un ataque de pánico son tan intensos que la persona tiene miedo de estar teniendo un ataque al corazón. Muchos de los síntomas de un ataque de pánico pueden producirse con otras enfermedades, como el hipertiroidismo, la enfermedad de las arterias coronarias o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Es posible que se requiera un examen médico completo antes de que se pueda diagnosticar un trastorno de ansiedad.

Se dice que las personas que tienen ataques de pánico inesperados y reiterados y que se preocupan acerca de los ataques tienen un trastorno de pánico.

Fobias

Las fobias son miedos extremos e irracionales que interfieren en la vida diaria. Las personas con fobias tienen miedos desproporcionados en cuanto al peligro real. Y, aunque estas personas son conscientes de que sus miedos no son racionales, no pueden controlarlos.

Las fobias son comunes y, a veces, se presentan con otras afecciones, como el trastorno de pánico o el trastorno de Tourette. La mayoría de las personas manejan las fobias evitando la situación o el objeto que hace que sientan pánico (conducta evasiva).

Un trastorno fóbico se produce cuando la conducta evasiva se vuelve tan extrema que interfiere en su capacidad de participar en sus actividades cotidianas. Existen tres tipos principales de trastornos fóbicos:

  • Miedo a estar solo o en lugares públicos en los que podría no tener ayuda a su disposición o donde resultara imposible escapar (agorafobia).
  • Miedo a las situaciones en las que la persona podría estar expuesta a las críticas de otras personas (fobia social).
  • Miedo a cosas específicas (fobia específica).

Utilice la sección Revise sus síntomas para decidir si debería consultar a un médico y cuándo debería hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *