Anglicanos y católicos reconocen la validez mutua de su bautismo

HISTÓRICA DECLARACIÓN EN MADRID

Anglicanos y católicos reconocen la validez mutua de su bautismo

El responsable en ecumenismo del Episcopado español y el obispo de la
Iglesia Española Reformada Episcopal firmaron el documento conjunto.
Asistió un representante del arzobispo de Canterbury. Se concluye un
camino de diálogo iniciado en los 80.

Monseñor Adolfo González Montes, obispo de Almería y presidente de la
Delegación para las Relaciones Ecuménicas de la Conferencia Episcopal
Española, y el obispo de la Iglesia Española Reformada Episcopal, Carlos
López Lozano, firmaron el martes una Declaración conjunta por la que ambas
Iglesias reconocen mutuamente la validez de su bautismo.

En la «Declaración de Reconocimiento Recíproco del Bautismo» (ver
www.zenit.org/article-38362?l=spanish) ambas reconocen mutuamente el
bautismo «siguiendo las pautas del diálogo teológico anglicano-católico,
reconociendo con agradecimiento nuestra fe común en Dios nuestro Padre, en
nuestro Señor Jesucristo y en el Espíritu Santo, y nuestro bautismo común
en la única Iglesia de Dios».

Afirmando que el diálogo ecuménico «ha ayudado a afianzar la convicción
del carácter fundamental del bautismo en la obra de la edificación de la
Iglesia», con este gesto los firmantes quieren «dar cumplimiento a las
recomendaciones de que este reconocimiento goce de una expresión
autorizada».

La Declaración no se manifiesta sobre la diferencia acerca de la
naturaleza sacramental de la Confirmación. «Esta diferencia no afecta al
reconocimiento de la sacramentalidad del Bautismo y a su administración
válida», añade el documento.

Además, este documento tiene validez sólo en España y para ambas Iglesias.
La firma se realizó en la sede de la Conferencia Episcopal Española, en
presencia del obispo católico de Vic, monseñor Roman Casanova, y un
representante del arzobispo de Canterbury. Posteriormente, tuvo lugar, en
la catedral anglicana de El Salvador de Madrid, un acto de acción de
gracias, con un solemne «Te Deum».

Con esta declaración, similar a las firmadas ya por numerosas conferencias
episcopales en todo el mundo, se concluye en España un largo camino desde
que comenzaron los contactos entre católicos y anglicanos, en la década de
los 80.

La ceremonia de la firma
«Confesamos un solo Bautismo para el perdón de los pecados», se titulaba
el Te Deum de acción de gracias que precedió a la firma de la declaración.
Una docena de clérigos y ministros, a cada lado del altar, arropaban al
obispo anglicano -que presidía en el sillón episcopal, flanqueado por los
obispos católicos-. Entre ellos, una mujer. Un símbolo más de un momento
histórico.

En un momento en que las tensiones entre anglicanos y católicos parecen
acrecentarse tras el Motu Proprio de Benedicto XVI que abría la puerta
para que los fieles anglicanos «retornaran» a Roma, el gesto que se ha
producido dice mucho de las posibilidades de alcanzar una unidad en lo
esencial.

«El bautismo cristiano se realiza por el agua y por el Espíritu Santo»,
afirma el texto, que supone un reconocimiento recíproco de la validez del
bautismo en una u otra confesión, así como «el deseo de que todos los
bautizados en Cristo vivan como cristianos».

Toda una declaración de intenciones, que Carlos López refrendó calificando
la firma de «momento emocionante y trascendental», que culmina un proceso
que arrancó hace 25 años «Recogemos el fruto del trabajo de muchos».

El responsable de los anglicanos españoles abrió la puerta al resto de
confesiones evangélicas para que pudieran asumir un reconocimiento
similar.

Por su parte, Adolfo González Montes mostró su «profunda alegría» por este
«acontecimiento sin duda alguna histórico». También recordó otros acuerdos
entre ambas iglesias, como la de acoger a los fieles anglicanos que no
dispusieran de un lugar donde llevar a cabo sus celebraciones litúrgicas.

En su último acto como presidente de la Comisión de Relaciones
Interconfesionales (ya lleva dos trienios), el obispo de Almería animó a
«recomponer la unidad perdida de la Iglesia», para que aparezca «con esa
fuerza de convicción que supone ser sacramento de la unidad del género
humano».

González Montes agradeció el camino para el encuentro marcado por el
Concilio Vaticano II, y reconoció que tanto la Iglesia católica como la
IERE «son parte de la historia de España».

«En el reconocimiento recíproco del Bautismo nos estamos reconociendo como
cristianos, como insertos en la Iglesia, medio por el cual nos insertamos
en Cristo, y abiertos en una tensión permanente logremos celebrar, de
verdad, juntos la única Eucaristía, en la que participemos en las mismas
condiciones unos y otros», deseó el obispo católico. «Esa meta, desde
luego todavía lejana, pero a la que no podemos renunciar», proclamó.

Tras la oración final del Te Deum, que recitó la reverenda diáconisa
Natalia Flores, resonó una gran ovación en la bella catedral anglicana de
la calle Beneficencia de Madrid.

El documento lleva el título «Confesamos un solo Bautismo para el perdón
de los pecados» y consta de cuatro apartados divididos en diez puntos: I.
Preámbulo, II. Significado del Bautismo, III. Administración del Bautismo,
IV. Sobre la validez del Bautismo y Declaración.

A través de los diferentes apartados se va definiendo el Bautismo, su
fundamento bíblico y el desarrollo en la tradición cristiana, se explica
la forma valida de administrarlo en ambas iglesias y se concluye con la
declaración de reconocimiento de un mismo y único bautismo válidamente
administrado y recibido en las dos iglesias.

Fuente: Zenit y RD

__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *