Amputado asciende a un rascacielos con prótesis biónica

Zac Vawter testeó un nuevo prototipo de pierna biónica durante una hazaña sorprendente: el ascenso al rascacielos Torre Willis de la ciudad de Chicago, a lo largo de sus 103 pisos durante una competencia deportiva.

El joven de 31 años, que perdió su pierna debido a un accidente de moto, cumplió con la prueba en menos de una hora, rompiendo el record alcanzado por otra persona que había realizado el ascenso con una prótesis convencional.
Más allá de la hazaña, para los desarrolladores de esta tecnología, la prueba es una forma de conocer si la prótesis biónica responde correctamente a los impulsos eléctricos emitidos por los nervios de Vawter, y comprobar si conseguiría un mayor grado de control y flexibilidad en comparación con otras prótesis.
Vawter fue capaz de recibir esta prótesis gracias a una operación, denominada “reinervación muscular dirigida” que le practicaron en el año 2009 cuando aún la posibilidad de construir este tipo de piernas era muy lejana. Dicha cirugía logró salvar y reconectar las terminales nerviosas de sus músculos con nuevas fibras en su tendón de la corva, zona desde donde actualmente conectaron la prótesis.
Para prepararse para el ascenso, Vawter y los científicos pasaron horas calibrando la pierna y los movimientos específicos a través de once electrodos colocados en el muslo y que a su vez se comunican al microordenador de la pierna biónica.
Si bien la prueba del ascenso fue exitosa y la prótesis demostró estar lista para enfrentar cualquier tipo de reto, los investigadores del Instituto de Rehabilitación de Chicago creen que esta tecnología todavía necesita de unos años más de pruebas para ser comercializables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *