ALZHÉIIMER Actividad diaria contra el deterioro cognitivo

Todos los tipos de actividad física, desde el deporte, pasando por cocinar, lavar los platos, cultivar plantas, hasta limpiar, contribuyen a una disminución del riesgo de la enfermedad de Alzheimer, incluso en personas de más de 80 años.

Para llegar a tal conclusión, los investigadores del Centro Médico de la Universidad Rush pidieron a 716 personas mayores sin demencia y una edad media de 82 años que llevasen durante doce días un actígrafo en la muñeca con el fin de monitorizar su actividad.

Menos actividad, más alzhéimer

Los participantes, los cuales relataron todas las actividades que realizaban, se sometieron también a pruebas cognitivas y de memoria. Tras un seguimiento medio de 3,5 años, se observó que 71 de los individuos investigados desarrollaron alzhéimer.

El análisis de los datos recabados revela que las personas que practicaban menos actividad física diaria presentaban un riesgo de allzhéimer 2,3 veces superior que quienes más ejercicio hacían. La intensidad de la actividad también tenía que ver: el riesgo de sufrir la patología neurodegenerativa era casi tres veces superior entre quienes desarrollaban actividades menos intensas.

«Nuestro estudio muestra que la actividad física, que es un factor de riesgo fácilmente modificable, se encuentra asociada a una reducción del deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer. Esto tiene importantes consecuencias en salud pública», concluye Aron Buchman, autor principal del estudio, quien añade: «Estos resultados proporcionan argumentos para fomentar todo tipo de actividad física, incluso en personas muy ancianas que no pueden hacer deporte, pero pueden beneficiarse de un estilo de vida más activo».

El estudio coincide con la celebración del Año Europeo del Envejecimiento Activo 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *