ALMAS BAJO EL PODER DE SATANÁS

¿Jesús? 

 «Egho imei» 1 

Gracias por haberme dado esta Gracia. Aunque sé que es para alimentar también a los otros, permanece conmigo. 

Durante horas sin fin tú y Yo estaremos juntos.  Vassula, ¿no he dicho que los sabios no comprenderán lo que viene del Espíritu? La filosofía no se puede comparar con la espiritualidad. ¡Nunca!  Ésta es una de las principales razones por las que todos aquellos que están en el poder y que se llaman a sí mismos sabios, se burlarán de ti, te despreciarán, te desanimarán y te escudriñarán. Por eso, bienamada, estate lista para los lobos que van a acosarte. No temas, Yo voy a estar cerca de ti.  

(He suspirado.)

Vassula, todo es una sombra pasajera. No te desanimes. Yo voy a estar cerca de ti.

Luego recordé cuán incapaz me siento de estar en el «destierro» y cómo me disgusta. Lo que antes me divertía, en mi vida pasada, es ahora un sufrimiento. Ya no me gustan estas cosas, no las soporto… Soy una inadaptada.

 Lo sé, apóyate en Mí. 

(Me sentí desesperada.)

Vassula, Vassula, no, tú no puedes disfrutar las atracciones del mundo como antes, porque ésta es Mi Voluntad. Yo no quiero que tú soportes esas cosas.   

¿Jesús? 

 Yo Soy. Mira Mis Manos, mira, Vassula, están sangrando. Vassula, reaviva Mi Iglesia. Escúchame ¿has visto toda esta Sangre que corre a lo largo de Mis Brazos? Yo sufro. 

Señor, ¿por qué me das tanto dolor mostrándome todo esto? 

(La visión era tan vívida que pensé que Su Sangre iba a gotear en mi cuaderno.)

  Para permitirte comprender cuánto sufro, bienamada, viendo tantas almas bajo el poder de Satanás.  Permíteme utilizarte hasta el final.  

Yo Te amo.

 Estate Conmigo. «Nosotros». Yo te lo recordaré siempre.   «Nosotros». 2 Ámame.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *