Alma

HONGOS

El principio inmaterial, simple y espiritual fundamento de nuestra vida psíquica. Según Kant no es posible su conocimiento, aunque podemos postular su existencia como consecuencia de la reflexión relativa a la experiencia moral.

La percepción externa (los cinco sentidos) nos muestran los cuerpos, y el sentido o percepción interna nos muestra el yo como ser pensante, nos muestra la realidad psíquica. La psicología filosófica racionalista creyó posible alcanzar el conocimiento del alma entendida como el sujeto o responsable último de dicha vida psíquica: a partir del concepto “yo pensante” dedujo las características tradicionales del alma: inmaterialidad, incorruptibilidad, identidad o personalidad y espiritualidad (que es la suma de las tres propiedades). Aunque no negó la existencia del alma y de sus propiedades, Kant consideró imposible su conocimiento y mostró que esta psicología racional utiliza argumentaciones engañosas o paralogismos. De lo psíquico sólo es posible y legítima la psicología empírica o conocimiento no del alma sino de las leyes naturales que determinan los procesos y modificaciones de nuestra vida psíquica empírica (la que se ofrece a la percepción interna).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *